Podcasts de historia

Kim Il Sung - Historia

Kim Il Sung - Historia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Kim Il Sung

1912- 1997

Político coreano

El hombre fuerte coreano Sun Il-Kim se unió al Partido Comunista en 1927. Fundó el Ejército Revolucionario del Pueblo Coreano en 1932, que luchó contra los japoneses.

En 1948, después de la división de Corea, Kim declaró que la parte norte era la República de Corea del Norte. En 1950, lideró a su país en la invasión de Corea del Sur.

La guerra resultante duró tres años y provocó la muerte de cientos de miles.

Fomentando un "culto a la personalidad" al estilo de Stalin, Kim mantuvo el poder en Corea durante décadas hasta su muerte en 1997.


Corea del Norte

Corea del Norte es un país con una población de unos 25 millones de personas, ubicado en la mitad norte de la península de Corea entre el Mar del Este (Mar de Japón) y el Mar Amarillo. Formalmente conocida como República Popular Democrática de Corea, o RPDC, fue fundada en 1948 cuando Estados Unidos y la Unión Soviética dividieron el control de la península después de la Segunda Guerra Mundial. Corea del Norte es un estado comunista muy reservado que permanece aislado de gran parte del resto del mundo. En los últimos años, el líder Kim Jong Un y su agresivo programa nuclear han planteado una creciente amenaza para la estabilidad internacional.


La guerra de Corea

Después de una ausencia de dos décadas, Kim regresó a Corea en 1945, con el país dividido cuando los soviéticos llegaron al poder en el norte mientras que la mitad sur del país se alió con Estados Unidos. Kim se instaló como presidente del Comité de Personas y Apóstoles de Corea del Norte, el grupo comunista regional que más tarde se conocería como el Partido de los Trabajadores de Corea. En 1948, se fundó la República Popular Democrática de Corea, con Kim como primer ministro.

En el verano de 1950 & # x2014, después de elaborar estrategias y convencer a sus aliados inicialmente escépticos Joseph Stalin y Mao Tse-tung de su plan & # x2014, Kim dirigió una invasión en el sur buscando unificar el país bajo el control del norte, iniciando así la Guerra de Corea. Las fuerzas militares estadounidenses y adicionales de las Naciones Unidas se involucraron en el conflicto, con bajas de todos los bandos, incluidas muertes de civiles, que finalmente llegaron a 1 millón. La guerra cesó en un punto muerto con un armisticio firmado en julio de 1953.


Cómo Corea del Norte se volvió tan aislada

Corea del Norte es uno de los países más aislados del mundo.

Los aproximadamente 24 millones de personas que viven en el estado totalitario tienen una interacción mínima con el mundo exterior. Los medios de comunicación extranjeros están prohibidos, la interacción con los turistas está estrictamente controlada e Internet es inaccesible para casi todos. Los periodistas de la BBC que visitaron el país en 2010 encontraron que los estudiantes universitarios nunca habían oído hablar de Nelson Mandela. Y el mundo exterior a menudo tiene poca idea de lo que está sucediendo en el país: sus líderes han podido "desaparecer" de la vista pública durante semanas.

El programa de armas nucleares de Corea del Norte y el terrible historial de derechos humanos han convertido al país en un paria global, con sanciones internacionales que aíslan aún más la economía socialista centralizada del país. Las políticas económicas de Pyongyang han sido un desastre, exacerbando aún más la pobreza de Corea del Norte. Visto desde el espacio, Pyongyang desaparece en la oscuridad, una cruda ilustración del subdesarrollo crónico de la nación en comparación con el resto de la región.

La historia de cómo la República Popular Democrática de Corea se volvió tan solitaria es una historia tanto de las antiguas tradiciones como de la sangrienta geopolítica de la era moderna.

Esta foto del 30 de enero de 2014 de la NASA muestra a Corea del Norte, un área más oscura en el centro, entre Corea del Sur, a la derecha, y China, a la izquierda. (Foto AP / NASA, Archivo)

Los orígenes del reino ermitaño

Corea ha tenido una larga historia de autoaislamiento, incluso antes de que la península de Corea se dividiera en dos países en el siglo XX. La dinastía Choson, que gobernó Corea desde el siglo XIV hasta principios del siglo XX, mantuvo al país aislado del mundo exterior, tanto como una forma de defenderse de las invasiones extranjeras como por creer en la superioridad de su cultura confuciana. Se prohibieron los contactos con extranjeros y los viajes al extranjero, y después de una serie de invasiones, los gobernantes de Choson limitaron la interacción incluso con los vecinos China y Japón.

Este auto-aislamiento no fue único en la región - Japón y China también adoptaron políticas aislacionistas durante este período - pero Corea resistió más tiempo.

Corea fue apodada por primera vez el Reino Ermitaño en el siglo XIX por las potencias occidentales que fueron rechazadas por Corea mientras avanzaban hacia Asia para comerciar y conquistar. "Incluso cuando China y Japón se vieron obligados a abrir su país a las naciones occidentales, Corea era prácticamente desconocida en el extranjero", según los académicos Uichol Kim y Young-Shin Park.

Pie de guerra permanente

Corea cayó en manos extranjeras en el siglo XX, y las guerras subsiguientes solo reforzaron el aislamiento del Norte.

Japón se anexó a Corea en 1910. Cuando los japoneses perdieron la Segunda Guerra Mundial, Corea se dividió en territorios controlados por Estados Unidos y los soviéticos, un arreglo que estaba destinado a ser temporal. Pero Estados Unidos y la Unión Soviética nunca llegaron a un acuerdo permanente y surgieron dos gobiernos separados. Josef Stalin instaló a Kim Il Sung como líder de Corea del Norte; Kim gobernó durante más de 50 años antes de ser reemplazado por su hijo, Kim Jong Il, y más tarde por su nieto, el actual líder supremo Kim Jong Un.

En medio de las tensiones de la Guerra Fría y las disputas territoriales, Corea del Norte y Corea del Sur entraron en guerra en 1950, respaldadas por sus respectivos aliados. La Guerra de Corea fue devastadora: los bombardeos estadounidenses arrasaron gran parte de Corea del Norte, con solo un edificio en pie en la capital. El armisticio que puso fin al conflicto dejó a las dos naciones técnicamente todavía en guerra y en un estado de tensión constante.

El Norte se sentía vulnerable y rodeado, según Charles Armstrong, director del Centro de Investigación Coreana de la Universidad de Columbia. "Corea del Norte es una sociedad con una mentalidad de asedio permanente. Ha vivido bajo una constante amenaza de guerra desde la década de 1950", escribe Armstrong.

Como resultado, Kim Il Sung desarrolló una teoría de la autosuficiencia, o Juche en coreano, que sigue siendo la ideología oficial del país en la actualidad. Estableció tres principios: independencia política, autosuficiencia económica y autonomía militar. "Esta postura política ha hecho que Corea del Norte se convierta realmente en un reino ermitaño debido al enorme estigma que el juche impone a la cooperación con poderes externos", escribe Grace Lee para The Stanford Journal of East Asian Affairs. Juche también se utilizó para justificar el aislamiento continuo del régimen incluso de sus compañeros estados socialistas, así como el culto a la personalidad de sus líderes.

Después del acercamiento de China con Occidente y, más tarde, el colapso de la Unión Soviética, Corea del Norte quedó más aislada que nunca. Las relaciones con Corea del Sur y Occidente parecieron descongelarse a fines de la década de 1990, solo para desmoronarse nuevamente cuando George W. Bush incluyó a Corea del Norte en el Eje del Mal en 2002 y Pyongyang expulsó a los inspectores nucleares internacionales. Al año siguiente, Corea del Norte retiró el Tratado de No Proliferación Nuclear y reveló que tenía armas nucleares.

¿Se abrirá alguna vez Corea del Norte?

Con tan poca información disponible sobre lo que piensan los líderes de Corea del Norte, las predicciones sobre el futuro del país son notoriamente poco fiables.

Andrei Lankov, un experto en Corea del Norte, dice que lo más probable es que el régimen finalmente colapse y el Norte sea absorbido por el Sur. Los desertores de Corea del Norte dijeron a NKNews a principios de este año que el aumento de la actividad del mercado, la penetración de información extranjera y las luchas de poder internas podrían terminar desestabilizando al régimen, aunque sus estimaciones de cuándo podría colapsar variaron ampliamente.

Lankov señala que hay otras posibles direcciones para Corea del Norte: Beijing podría intervenir en caso de una crisis, lo que llevaría a un régimen pro-China, o el liderazgo podría sobrevivir pero tratar de buscar el desarrollo económico.

Mientras tanto, es poco probable que Corea del Norte vuelva pronto al redil internacional. El país ha prometido seguir adelante con su desarrollo nuclear, mientras que las conversaciones multilaterales para frenar su programa de armas han estado suspendidas desde 2009.

Ha habido algunos indicios esperanzadores de que Pyongyang podría reconsiderar su aislacionismo, incluido un mayor diálogo con el Sur (a pesar de los continuos estallidos en la frontera). Algunos ven señales de una ofensiva encantadora con Occidente, mientras que Japón y Rusia también han visto una oportunidad para mejorar las relaciones. China, el único aliado de Corea del Norte, está cada vez más frustrada con la beligerancia de Pyongyang, lo que plantea la posibilidad de que Corea del Norte pierda parte de la protección de Pekín, lo que aísla parcialmente al país de la presión internacional.


¿Por qué Kim Il-Sung inició la Guerra de Corea?

Cuando Corea del Norte se separó de su contraparte del sur en 1948 a través de una elección, Kim Il-Sung sintió que carecía de la legitimidad que tenían otros líderes comunistas como Mao y Stalin. Stalin jugó un papel crucial en la Revolución Rusa y fue un héroe nacional después de ganar la Segunda Guerra Mundial. Mao estaba llevando al partido comunista de China a una victoria crucial contra los nacionalistas que finalmente lo solidificó como el líder legítimo de la nación.

En comparación con las dos prominentes figuras comunistas, Kim carecía de experiencia y legitimidad. No había desempeñado un papel importante en el movimiento de independencia de Corea contra Japón, y él y el partido comunista solo controlaban la mitad norte de la península de Corea. Para Kim, unificar la península a través de una invasión fue un hito crucial que necesitaba superar para solidificar la legitimidad de su poder.

Cuando Kim se reunió con Stalin en Moscú en 1949, Kim expresó su fuerte deseo de invadir Corea del Sur. Se informó que Kim le dijo a Stalin que "quería [e] apuñalar con una bayoneta en la garganta de Corea del Sur". Aunque Stalin mostró su apoyo, también fue muy cauteloso para no provocar a Estados Unidos. Si bien la mayoría de los soldados estadounidenses habían abandonado Corea del Sur en 1948, un pequeño grupo asesor militar permaneció en Seúl, lo que fue suficiente para que Stalin tuviera cuidado.

Kim continuó abogando por su plan de invadir Corea del Sur visitando Moscú con frecuencia durante 1949. Kim creía que podía someter a Corea del Sur en cuestión de días, sin dar tiempo a que el ejército estadounidense reaccionara. Sin embargo, Stalin temía la intervención estadounidense y aplazó la solicitud de Kim de asesoramiento y apoyo militar. El año 1949 terminó con pocos frutos para la ambición de Kim.

Las circunstancias cambiaron drásticamente para Kim y Stalin a principios de 1950, cuando Dean Acheson, el Secretario de Estado de los Estados Unidos de América en ese momento, pronunció un discurso sobre la estrategia de Estados Unidos en Asia oriental. En el discurso que pronunció en el National Press Club en Washington, Acheson excluyó a Corea de la propuesta "Línea Acheson", que era una línea estratégica arbitraria formada en Japón y Filipinas para defender los intereses de Estados Unidos contra el comunismo. Para Stalin y Kim, esto significaba que Estados Unidos dejaría a Corea del Sur vulnerable a su invasión. A principios de 1950, los estrategas militares de Moscú estaban redactando un plan específico para invadir y subyugar a Corea del Sur.

La certeza de Stalin de que Estados Unidos no iba a intervenir no solo provino del discurso de Dean Acheson. Después de presenciar la actitud pasiva de Estados Unidos hacia la victoria de Mao contra el partido nacionalista y de haber logrado desarrollar un arma nuclear un año antes, Stalin confiaba en que Estados Unidos evitaría librar una guerra que podría terminar en una guerra nuclear. Posteriormente, esto resultó ser un error crucial para Stalin.

En mayo de 1950, Stalin, Mao y Kim se reunieron en Beijing para discutir y llegar a un acuerdo formal sobre su plan para invadir Corea del Sur, donde Mao prometió su apoyo en el caso de la intervención estadounidense. Si bien Stalin y Kim no se preocuparon por la posible intervención estadounidense, Mao no excluyó la posibilidad de que Estados Unidos intentara proteger a sus aliados en Corea del Sur y el vecino Japón.

Mientras Corea del Norte estaba ocupada preparándose para una guerra en mayo de 1950, un agente de la CIA llamado John Singlaub notó que Corea del Norte estaba trasladando silenciosamente a la mayoría de su personal militar entrenado cerca de la frontera entre el Sur y el Norte. Escribió un informe a Charles A. Willoughby, que era el jefe de inteligencia del comandante estadounidense Douglas MacArthur. En el informe, Singlaub informó que Corea del Norte estaba reuniendo un gran ejército cerca de la frontera y estaba construyendo y reparando vías férreas y carreteras durante la noche. Willoughby desestimó este informe al considerarlo una información poco confiable.

La complacencia de Estados Unidos y el fuerte deseo de Stalin y Kim de invadir Corea del Sur crearon una oportunidad perfecta para atacar en junio. El 25 de junio de 1950, alrededor de las 4 am, más de 90.000 soldados norcoreanos cruzaron el paralelo 38 e invadieron Corea del Sur sin una declaración formal, comenzando una devastadora guerra de tres años. La lucha de Kim por la legitimidad y el exceso de confianza de Stalin en la complacencia de Estados Unidos dieron como resultado una guerra que mató a casi cinco millones de civiles y soldados.


China, Corea del Norte y los orígenes de la Guerra de Corea

Cómo China empujó y no empujó a Kim Il Sung hacia la guerra.

Las relaciones entre el Partido Comunista de China y Corea del Norte antes de octubre de 1949, el mes de la fundación de la República Popular China, eran amplias, aunque no siempre estaban coordinadas de forma centralizada.

Los norcoreanos siguieron de cerca los desarrollos militares en China, probablemente reconociendo que el resultado del conflicto vecino moldearía los desarrollos en su propio país y en todo el este de Asia. Hubo interacciones significativas a lo largo de la frontera entre China y Corea desde agosto de 1945 en adelante. Kim Il Sung prestó apoyo a las tropas comunistas chinas que combatían en Manchuria en 1946-1947. Durante el mismo período, el PCCh envió personal a Pyongyang para impulsar la comunicación con el Partido de los Trabajadores de Corea.

Por supuesto, con China en medio de una guerra civil y Corea del Norte todavía un estado muy joven, las relaciones entre las dos partes tenían espacio para crecer. Respondiendo a una pregunta de Joseph Stalin en marzo de 1949, Kim observó con cierta decepción que debido a que “China está en guerra”, todavía no era un socio confiable para su país. Esto vendría más tarde, después de la fundación de la República Popular China.

Una de las preguntas clave sobre las relaciones entre China y Corea del Norte durante este período se refiere a hasta qué punto Mao Zedong conocía, y si alentaba, los planes de Kim Il Sung para unificar la península de Corea a través de la fuerza.

Sin duda, Mao conocía las aspiraciones de Kim de gobernar toda la península de Corea. En abril y mayo de 1949, Kim Il Sung envió a un emisario de alto nivel a China, confusamente, alguien llamado Kim Il, para discutir el asunto. Kim Il viajó primero a Shenyang y se reunió con Gao Gang, el jefe de operaciones del PCCh en el noreste, y luego a Beiping para informar a los principales líderes del PCCh: Mao Zedong, Zhou Enlai y Zhu De.

Las reuniones de Kim Il no han sido reveladas oficialmente por las autoridades chinas o norcoreanas, pero son objeto de dos cables soviéticos: uno enviado desde Pyongyang por el embajador Shtykov, el otro enviado por el representante personal de Stalin en China, Ivan Kovalev.

Según ambos registros soviéticos, Mao estaba ansioso por ayudar a los norcoreanos. El presidente del PCCh se comprometió a transferir hasta tres divisiones de soldados coreanos, armas a remolque, de su propio ejército al Ejército Popular de Corea. Cuando Kim Il preguntó sobre la posibilidad de recibir munición adicional para las tropas, Mao supuestamente dijo que "les daría a los coreanos todo lo que necesiten". Las promesas de Mao sin duda impulsarían la capacidad de lucha del Ejército Popular de Corea.

Mao también señaló su interés en ampliar los lazos comerciales con la RPDC. Hizo un llamamiento a Gao Gang para que liderara este tipo de iniciativas con Corea del Norte.

Dada la oferta de asistencia militar de Mao, ¿podría haber estado entreteniendo la guerra en Corea en este momento?

Según el relato de Terentii Shtykov: sí, absolutamente. Shtykov informó (presumiblemente sobre la base de informes posteriores de Kim Il y Kim Il Sung) que Mao había dicho que "Corea podría ver una acción militar en cualquier momento". Mao tranquilizó a Kim Il, señalando que los norcoreanos podían contar con el apoyo de la Unión Soviética y China. Mao también supuestamente comentó que los soldados chinos podrían luchar junto al ejército de Corea del Norte, y el enemigo (los estadounidenses) no se enteraría. “Todos son [de pelo negro]”, bromeó Mao con crudeza.

Pero el informe de Kovalev arroja a Mao bajo una luz mucho más moderada. "No aconsejamos a los camaradas coreanos que organicen un ataque contra Corea del Sur en esta situación", explicó Mao.

Mao tenía varias reservas. Al parecer, creía que Estados Unidos movilizaría a las fuerzas japonesas para participar en un contraataque. También afirmó que el PCCh no podía "dar un apoyo sustancial y rápido" en este momento, debido a su propia guerra que aún se libraba en el sur de China. Quizás a principios de 1950, después de que las fuerzas de Chiang Kai-shek hubieran sido completamente derrotadas, las condiciones serían más propicias. Mao le recordó a Kim Il que, por supuesto, tal decisión solo podría tomarse después de “coordinarse” con Stalin.

A juzgar por los comentarios posteriores hechos por Mao, este último relato parece más plausible. En octubre de 1949, Mao compartió con Stalin su frustración de que los norcoreanos no prestaran suficiente atención a sus palabras. Aparentemente, Mao se enteró, a través de la inteligencia recopilada por el PCCh, que los norcoreanos habían estado tomando medidas desde junio para lanzar una ofensiva militar contra el sur. Incluso habían enviado "grandes grupos de cuadros a Corea del Sur para realizar trabajos clandestinos con el fin de preparar una acción en octubre".

El levantamiento con el que contaban los norcoreanos ese verano u otoño fracasó. Mao estaba irritado. Creía que los norcoreanos habían cometido un grave error y ahora estaban en desventaja política con respecto a Corea del Sur y Estados Unidos. "Esta primavera le di un consejo a un representante de Corea del Norte", le confió a Stalin, que "deberían adoptar una posición defensiva y que no deberían emprender una ofensiva por el momento".

Mao concluyó que los norcoreanos "se apresuraron y no pensaron en cómo seguir mi consejo".

Las marcas de lápiz azul de marca registrada de Stalin en el informe muestran que las críticas de Mao a Kim Il Sung fueron registradas por el líder soviético. "El ejército coreano no debería realizar un ataque en este momento", respondió Stalin a Mao de acuerdo.

A pesar de esta disputa, las relaciones entre China y Corea del Norte maduraron durante los siguientes meses. A principios de octubre, Stalin alentó a la República Popular China y la República Popular Democrática de Corea a intercambiar relaciones diplomáticas. La solicitud de Corea del Norte llegó el 4 de octubre y Zhou Enlai respondió positivamente dos días después.

Los dos países tomaron varias medidas para ampliar los lazos. Cerraron las oficinas comerciales subnacionales que Corea del Norte operaba en Shenyang y la Oficina del Noreste del PCCh operaba en Pyongyang, reconociendo que tales asuntos ahora podrían recibir la atención adecuada de sus respectivos ministerios nacionales de comercio. Corea del Norte presentó solicitudes para comprar carbón chino. Las dos partes idearon formas de regular el tráfico transfronterizo. La República Popular China aceptó el nombramiento de Ri Ju-yeon como el primer embajador de la RPDC en China. Corea del Norte invitó a médicos chinos a participar en una conferencia en Pyongyang.

Quizás lo más significativo es que los chinos cumplieron su promesa de enviar soldados coreanos del EPL a la RPDC. En un informe de finales de 1949 (este también finalmente se compartió con Stalin), el famoso líder militar chino Lin Biao escribió que 16.000 soldados coreanos estaban listos para ser transferidos al Ejército Popular de Corea. "En interés del pueblo coreano", exclamó Lin, "deberíamos enviar estos cuadros capacitados de regreso a Corea". La Comisión Militar Central de China estuvo de acuerdo menos de dos semanas después. El propio Mao firmó la orden antes de finales de enero.

En ese momento, Kim Il Sung no podía dejar de pensar en la guerra. Comenzó a molestar a sus mentores comunistas, Mao y Stalin, para que apoyaran una invasión del sur.

Sin duda, la victoria de Mao en la Guerra Civil China motivó a Kim. El líder norcoreano "subrayó", según diplomáticos soviéticos, que "Mao Zedong prometió prestarle asistencia después de la conclusión de la guerra en China".

En marzo, Kim pidió visitar la Unión Soviética y China. El embajador de Corea del Norte en Beijing, Ri Ju-yeon (Ri Ju Yon), presentó la solicitud durante una audiencia con Mao. Mao estuvo de acuerdo. Le dijo a Ri que si Kim planeaba plantear "la cuestión de la unificación de Corea", entonces debería viajar a China en secreto.

Después de algunos intercambios adicionales, las dos partes acordaron el 13 de mayo como la fecha para una reunión a puerta cerrada entre Mao y Kim. Para entonces, Mao comprendió plenamente que su charla se referiría a las "intenciones de Kim de unificar el país por medios militares".

¿Pero apoyaría Mao tal plan?

Los registros de China y Corea del Norte de la visita de Kim a Beijing son, por supuesto, todavía secretos. Incluso la cronología insoportablemente detallada y diaria de la vida de Mao, preparada por historiadores del Partido Comunista Chino con acceso privilegiado a las fuentes, no menciona el encuentro.

Solo a través de los archivos soviéticos podemos reconstruir la respuesta de Mao. Los chinos compartieron sus impresiones sobre Kim con los interlocutores soviéticos. Zhou Enlai informó al embajador Roshchin que Kim había hablado sobre las "directivas del camarada Filippov" (seudónimo de Joseph Stalin), quien dijo que "la situación actual ha cambiado de la situación en el pasado y que Corea del Norte puede avanzar hacia acciones . "

Zhou le pidió a Roshchin que confirmara que esto es realmente lo que Stalin había dicho, es decir, si Stalin de hecho había dado luz verde a una invasión norcoreana del sur.

Muy temprano en la mañana del 14 de mayo, Stalin escribió directamente a Mao. "A la luz del cambio de situación internacional", explicó Stalin, "[yo] estoy de acuerdo con la propuesta de los coreanos de avanzar hacia la reunificación".

Aunque Stalin lo aprobó, dejó la decisión final a Mao y escribió que "la cuestión debe ser decidida finalmente por los camaradas chinos y coreanos juntos". Si Mao y el liderazgo chino disienten, "la decisión sobre la cuestión [de la guerra] debería posponerse".

Dado lo que sucedió el 25 de junio de 1950, Mao debió haber firmado. Pero estamos en un terreno más inestable cuando se trata de determinar por qué apoyó la táctica de Kim.

Por un lado, Mao probablemente temía estar en desacuerdo con Stalin en un asunto tan importante. Como demuestra claramente el registro de archivo de las relaciones entre China y Corea del Norte durante este período, los líderes de ambos países eran extremadamente cautelosos a la hora de pasar por alto a Stalin. Mao le contó a Stalin sobre casi todas las interacciones entre los dos países. Stalin, difícilmente un receptor pasivo de información, intervino con frecuencia. Le daba consejos a Mao (y Kim) a menudo, y Mao generalmente los seguía.

Joseph Stalin tenía en sus manos todas las relaciones entre China y Corea del Norte antes del inicio de la Guerra de Corea el 25 de junio de 1950.

Pero pudo haber algo más que motivó a Mao.

En esta etapa, Kim Il Sung no tenía más que admiración por China. Deseaba sinceramente reproducir la exitosa guerra de "liberación" de Mao. En enero de 1950, Kim dijo a dos diplomáticos soviéticos - "de una manera emocionada" - que ahora que China había completado su guerra, "la liberación del pueblo coreano en el sur del país es la siguiente en la línea". ¿Cómo podría Mao rechazar a un ferviente partidario que deseaba replicar la experiencia china?

El sentido de orgullo de Mao puede haberlo llevado a aceptar un conflicto, uno que en última instancia enredaría a China y provocaría cientos de miles de víctimas chinas.


La primera de las sangrientas purgas

Con Kim Il-sung firmemente en el poder en 1950, la reunificación con el Sur seguía siendo un tema prioritario en la agenda de Corea del Norte y así comenzó la guerra de Corea.

Comenzó a consolidar su poder eliminando a los comunistas con vínculos con Corea del Sur, muchos acusados ​​de espionaje.

Luego, los coreanos rusos y chinos que formaron parte de la historia temprana del partido fueron eliminados a través del exilio, el encarcelamiento y las desapariciones. Es famoso que los funcionarios del partido rusos y chinos que formaron un complot contra Kim Il-sung fueron eliminados después de un dramático enfrentamiento en un congreso del partido en 1956 conocido como el Incidente de la Facción de Agosto.

Algunos de sus descendientes aún pueden residir en centros de detención política.


Esta colección de documentos de fuentes primarias reúne un registro de las conversaciones de Kim Il Sung con aliados extranjeros y otros forasteros desde 1949 hasta 1986, proporcionando información sobre la política exterior de la RPDC y la política nacional del máximo líder de Corea del Norte. (Imagen, NARA, RG 242, SA 2006, artículo 6/38.)

Minutos de conversación entre Emil Bodnaras y Kim Il Sung

Kim Il Sung y Emil Bodnaras discuten las relaciones militares y diplomáticas entre Rumania y la RPDC y el enfoque soviético hacia el tema de la ampliación del Pacto de Varsovia, entre otros temas. Se abordó la posible participación de Rumania en la facilitación de la comunicación entre Europa Occidental y los Estados Unidos y Corea del Norte.

Coronel Mieczysław Białek, & # 039Record of Conversation of the Marshall of the Soviet Union Com. Zakharov con Com. Kim Il Sung durante Com. Visita de Zakharov & # 039s en la RPDC & # 039

Kim Il Sung mencionó su gratitud a la Unión Soviética. Kim habló sobre el impacto de la Revolución Cultural en las relaciones entre China y China y la República Popular Democrática de Corea, y su deseo de mejorar las relaciones con la URSS.

Telegram, Embajada de Hungría en Corea del Norte al Ministerio de Relaciones Exteriores de Hungría

Un telegrama de la Embajada de Hungría en Corea del Norte que relata las opiniones de Kim Il Sung sobre Japón y China, expresadas durante una reunión en la embajada soviética.

Acta de la conversación con ocasión de la delegación del Partido y el Gobierno en nombre de la República Socialista de Rumania ante la República Popular Democrática de Corea

Abreviado para centrarse más sucintamente en asuntos de relaciones intercoreanas.

Conversación entre Kim Il Sung y Lee Hu-rak

Kim Il Sung presenta sus & quot; Tres principios de reunificación nacional & quot; mientras él y Lee Hu-rak debaten si la visita de Pak Seong-cheol & # 039 a Seúl debe ser precedida por una visita de Kim Yeong-ju.

Del Diario de N.G. Sudarikov, & # 039 Acta de una conversación con Kim Il Sung, Secretario General del KWP CC y Presidente del Gabinete de Ministros de la RPDC, 9 de mayo de 1972 & # 039

Kim Il Sung atribuye a los logros diplomáticos y al desarrollo económico de Corea del Norte la creación de una mayor oposición y caos en Corea del Sur. También menciona cómo las dos Coreas tienen diferentes opiniones sobre las reuniones familiares.

Del Diario de Y.D. Fadeev, & # 039 Registro de conversación entre I.T. Novikov, vicepresidente del Consejo de Ministros de la URSS, y Kim Il Sung, secretario general del KWP CC y presidente del Gabinete de Ministros de la RPDC, 28 de junio de 1972 & # 039

Novikov y Kim Il Sung discuten el comercio y la economía de la RPDC, enfatizando la creciente cooperación entre los países socialistas a través del Consejo de Asistencia Económica Mutua (Comecon). Además, Kim Il Sung menciona que el Norte tiene contactos secretos en Corea del Sur para comprender mejor la situación interna en Seúl.

Del Journal of N.G. Sudarikov, & # 039Record Of A Conversation with Kim Il Sung, Secretario General del KWP CC y Presidente del Gabinete de Ministros de la RPDC, 19 de junio de 1972 & # 039

Kim Il Sung expresa satisfacción por las posiciones de Brezhnev con respecto a Corea y Vietnam, que se tomaron durante las conversaciones con el presidente de Estados Unidos, Nixon. Kim también critica a Park Chung Hee por reprimir a la oposición en Corea del Sur, incluido el encarcelamiento de Kim Dae-jung.

Conversación entre Lee Hu-rak y Kim Il Sung

Kim Il Sung destaca la importancia de la reunificación mediante la formación del comité de coordinación y enfatiza el papel de la cooperación económica intercoreana en la facilitación del diálogo.

Del Journal of N.G. Sudarikov, & # 039 Acta de una conversación con Kim Il Sung, Secretario General del KWP CC y Presidente del Gabinete de Ministros de la RPDC, 9 de octubre de 1972 & # 039

Kim Il Sung informa a Sudarikov sobre el reciente desarrollo económico de Corea del Norte, incluida la cantidad de proyectos de construcción en curso y la expansión de las empresas de la industria ligera. Kim también analiza la reunión entre Yoon Ki-bok y Lee Hu-rak y cómo Corea del Norte y del Sur están interesadas en establecer un comité de coordinación.

Del Journal of N.G. Sudarikov, & # 039 Acta de una conversación con Kim Il Sung, Secretario General del KWP CC y Presidente del Gabinete de Ministros de la RPDC, 7 de noviembre de 1972 & # 039

Durante la reunión entre Lee Hu-rak y Pak Seong-cheol el 2 de noviembre, Corea del Norte pidió al Sur que liberara a los presos políticos, cesara sus campañas anticomunistas y restableciera la democracia antes de que se estableciera un Comité Coordinador Norte-Sur. También se discutieron la estructura y funciones del comité.

Memorando sobre la conversación entre Kim Il Sung y Todor Zhivkov

Todor Zhivkov, primer secretario del Partido Comunista de Bulgaria, informa sobre su reunión con Kim Il Sung. Zhivkov y Kim discutieron la distensión global y la Guerra Fría, las relaciones entre China y Corea del Norte, la seguridad colectiva en Asia, las opiniones de Corea del Norte sobre COMECON, la unificación coreana y el fraccionalismo en el Partido de los Trabajadores de Corea.

Visita oficial del Ministro de Relaciones Exteriores de la República Socialista de Rumania a la República Popular Democrática de Corea

El documento describe una relación bilateral cordial entre la RPDC y Rumania. Pyongyang expresa su deseo de continuar consultando con Bucarest sobre el tema del desmantelamiento de los organismos de la ONU en Corea del Sur. Además, Corea del Norte señala el imperativo de establecer contacto directo con Estados Unidos y planea utilizar la respuesta positiva o negativa de Washington en su beneficio.

Registro de una reunión entre Kim Il Sung y L. Rinchin

Kim Il Sung y el camarada del Ministro de Relaciones Exteriores del MPR, L. Rinchin, tienen una conversación sobre las relaciones entre Corea del Norte y Mongolia, sus condiciones económicas y políticas, y la reunificación coreana.

Registro de la conversación entre el ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de Mongolia y el presidente de Corea del Norte, Kim Il Sung, el 21 de diciembre de 1974

Durante la visita del Ministro de Relaciones Exteriores de la República Popular de Mongolia a Pyongyang, Kim Il Sung agradece a Mongolia su apoyo a la unificación de Corea y agradece el debate sobre la situación económica de cada país. Kim Il Sung también lamenta la carga militar de Corea del Norte y expresa su disgusto por el imperialismo estadounidense.

Registro de la visita de Kim Il Sung & # 039 en Beijing (18-26 de abril de 1975)

Kim Il Sung visitó Beijing y habló sobre la reunificación pacífica de la península de Corea. Aunque China prometió una ofensiva diplomática en nombre de la RPDC, también advirtió contra el estallido de una guerra.

Minutes of Conversation taken on the Occasion of the Romanian – Korean Discussions from May 23, 1975

Kim Il Sung discuses the unity and solidarity of socialist and Third World countries in the struggle against United States. He also describes meetings he held with the representatives of Park Chung Hee.

Information on the Talks between Kim Il Sung and Todor Zhivkov

Todor Zhivkov summarizes his official and private talks about Korean unification with Kim Il Sung during Kim's visit to Bulgaria in June 1975.

Voluntary Liberal Democratic Party MP North Korea Visit

A report on visits by Japanese parliamentary delegations to North Korea.

Report on a Stay of a GDR Military Delegation in the DPRK in October 1976

Kim Il Sung and Heinz Hoffmann discuss the "axe murder" incident of 18 August, which Kim Il Sung interprets as a deliberate provocation by the Americans .


KIM IL SUNG Biography

Leaders of Modern Korea
Great Leader Kim II Sung

Entering the modern times, Korea with 5 000-year-long history and brilliant culture gradually weakened in national power owing to the policy of sycophancy and dependence on outside forces of the feudal Jason dynasty and was reduced to a theatre of competition of big powers. Finally it was placed under the Japanese military occupation since 1905.

It was Kim II Sung who saved the Korean people from the miserable fateof a ruined nation.

Kim II Sung was born in Mangyongdae, Pyongyang, on April 15, Juche 1 (1912), and embarked on the road of revolutionary struggle for Korea’s liberation
in his teens. In the course of groping for the road of the Korean revolution, he authored the Juche idea and the Songun idea and commanded the antiJapanese revolutionary struggle for two decades under the banner of these ideas, finally achieving the historic cause of Korea’s liberation on
August 15, Juche 34 (1945).

After his triumphal return to the liberated homeland, he founded the Workers’ Party of Korea without delay, carried out democratic reforms, including the land reform, nationalization of key industries and enforcement of the Law on Sex Equality, and founded a regular armed force. Based on these achievements, he founded the Democratic People’s Republic of Korea, the first people’s democratic state in the East, on September 9, Juche 37 (1948).

He creditably safeguarded the sovereignty and dignity of the DPRK in the Korean war (1950-1953) unleashed by the US in its attempt to stifle the twoyear- old Republic in its cradle. He carried out the postwar rehabilitation and socialist revolution in a short period and led socialist construction of several stages to victory, thus turning the country into a socialist power, independent in politics, self-sufficient in the economy and self-reliant in defence.

He regarded “The people are my god” as his lifetime motto, and his benevolent politics got a people-centred socialist system deeply rooted in the country.

He advanced the fundamental principles and ways to Korea’s reunification, including the three principles of national reunification, the ten-point programme of the great unity of the whole nation for the reunification of the country and the plan for the founding of the Democratic Federal Republic of Koryo, and devoted his all for achieving the cause of national reunification until the last moment of his life.

He defined independence, peace and friendship as the basic ideals of the DPRK’s foreign policy and enhanced its international prestige through his
energetic external activities. Working as head of state and veteran of world politics for nearly half a century, he made immortal contributions to developing the socialist and non-aligned movements.

It is not fortuitous that former US President Jimmy Carter said that President Kim II Sung was greater than the three American Presidents who
had represented the nation building and destiny of the United States- George Washington, Thomas Jefferson and Abraham Lincoln- put together.

The DPRK conferred the title of Generalissimo on him on the occasion of the 80th anniversary of his birth. Though he passed away on July 8, Juche 83 (1994), he is always alive in the hearts of the Korean people and the world progressives as the founding father of socialist Korea, pioneer of the cause of independence of mankind, eternal President of the DPRK and the Sun of Juche.


Kim Jong Il

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Kim Jong Il, also spelled Kim Chong Il, (born February 16, 1941, Siberia, Russia, U.S.S.R.—died December 17, 2011), North Korean politician, son of the former North Korean premier and (communist) Korean Workers’ Party (KWP) chairman Kim Il-Sung, and successor to his father as ruler (1994–2011) of North Korea.

The official North Korean version of Kim Jong Il’s life, different from the biography documented elsewhere, says that he was born at a guerrilla base camp on Mount Paektu, the highest point on the Korean peninsula it attributes many precocious abilities to him and it claims his birth was accompanied by such auspicious signs as the appearance of a double rainbow in the sky. During the Korean War (1950–53) he was placed in safety in northeastern China (Manchuria) by his father, although the official biography does not mention the episode. After attending a pilots’ training college in East Germany for two years, he graduated in 1963 from Kim Il-Sung University. He served in numerous routine posts in the KWP before becoming his father’s secretary. He worked closely with his father in the 1967 party purge and then was assigned several important jobs. Kim was appointed in September 1973 to the powerful position of party secretary in charge of organization, propaganda, and agitation.

Kim was officially designated his father’s successor in October 1980, was given command of the armed forces in 1990–91, and held high-ranking posts on the Central Committee, in the Politburo, and in the Party Secretariat. When Kim Il-Sung died of a heart attack in 1994, Kim Jong Il became North Korea’s de facto leader. He was named chairman of the KWP in October 1997, and in September 1998 he formally assumed the country’s highest post. Since the position of president had been eliminated by the Supreme People’s Assembly, which reserved for Kim Il-Sung the posthumous title of “eternal president,” the younger Kim was reelected chairman of the National Defense Commission, an office whose powers were expanded.

During his leadership of the country, Kim built on the mystique already surrounding his father and himself. Conflicting information circulated regarding his personal life, most of it unreliable and—perhaps deliberately—serving to add to the mystery. It was known that Kim took an interest in the arts and encouraged greater creativity in literature and film, although the products remained primarily propaganda tools. A well-known film buff, Kim headed a movie studio before ascending to the country’s leadership. It produced works celebrating socialist values, Kim Il-Sung and his national policy of self-reliance ( juche), and, later, Kim Jong Il himself and his “military first” (sŏngun chŏngch’i) policy. As part of his desire to create better films, in the late 1970s the younger Kim had a South Korean film director, Shin Sang-Ok, and his wife, actress Choi Eun-Hee, abducted to the North, where they were pressed into service until their 1986 escape.

After becoming North Korea’s leader, and with his country facing a struggling economy and a famine, Kim made moves toward amending North Korea’s long-standing policy of isolationism. Throughout the late 1990s and early 21st century, Kim sought to improve ties with a number of countries. In addition, he appeared to be abiding by the terms of a 1994 agreement (called the Agreed Framework) with the United States in which North Korea would dismantle its own nuclear program in return for arranging for the construction by an outside party of two nuclear reactors capable of producing electric power. South Korea was the primary contractor on the project.

Kim halted testing of a long-range missile in 1999 after the United States agreed to ease its economic sanctions against North Korea, and in June 2000 Kim met with South Korean leader Kim Dae-Jung. In what was the first summit between leaders of the two countries, an agreement was reached to take steps toward reunification. Ties were also established with Australia and Italy.

At the same time, however, the Agreed Framework began falling apart in the face of North Korea’s demonstrated reluctance to adhere to its terms. Relations with the United States deteriorated greatly in 2002, after U.S. Pres. George W. Bush characterized Kim’s regime (along with Iran and Iraq) as part of an “axis of evil.” It was suspected that North Korea was enriching uranium at one of the nuclear facilities whose activities were supposedly frozen by the terms of the Agreed Framework. In January 2003 Kim announced that North Korea was pulling out of the Nuclear Non-proliferation Treaty and planning to develop nuclear weapons.

North Korea’s nuclear status remained an international issue. Kim’s regime was widely seen as using it as a negotiating point to secure economic aid and to deter the escalation of tensions with South Korea, which were ongoing. In October 2006 the country announced that it had conducted an underground test of such a weapon. Talks were suspended for several years, but another deal was struck in 2007 the verification of North Korea’s compliance, however, remained unsettled. The December 2007 election of Lee Myung-Bak as South Korean president began another deterioration in inter-Korean relations as Lee took a harder line with his North Korean counterpart. Over the next few years North Korea conducted occasional weapons tests, including a second underground nuclear test in May 2009. Relations between North and South reached a crisis point several times—notably in 2010, with the sinking of the South Korean warship Ch’ŏnan (Cheonan) near the maritime border in March and a November military skirmish on Yŏnpyŏng (Yeongpyeong) Island, in the same area, that killed two South Korean marines.

In 2008 speculation began that Kim’s health was deteriorating after his absence from public view for several months, it was suspected that he had suffered a stroke. The following year Kim and the North Korean political establishment began a series of moves apparently toward designating Kim’s youngest son, Kim Jong-Un, as his successor.

North Korean state media announced on December 19, 2011, that Kim had died on a train two days earlier.



Comentarios:

  1. Bairrfhionn

    Es solo condicional, nada más.

  2. Andrew

    Creo que este es un pensamiento brillante.

  3. Travon

    ¡Confort frío!

  4. Crespin

    Muy buen pensamiento

  5. Jonnie

    Opción perfecta



Escribe un mensaje