Podcasts de historia

Burke, Thomas - Historia

Burke, Thomas - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Burke, Thomas (1747-1783) Gobernador de Carolina del Norte: Burke comenzó su carrera política como delegado al Congreso Provincial de Carolina del Norte. Abogó por la soberanía popular, la separación de la iglesia y el estado, la separación de poderes y las elecciones anuales, y sus esfuerzos para que estos temas se aborden en la constitución estatal de 1776 tuvieron éxito. En representación de Carolina del Norte en el Congreso Continental, Burke fue un fuerte crítico de los procedimientos secretos del Congreso y la violación de los derechos civiles por parte de las autoridades militares. Fue en gran parte responsable de lo que se convertiría en la Décima Enmienda a la Constitución, que garantizaba a los estados todos los poderes no otorgados explícitamente al Congreso. Burke fue llamado "el perturbador" por sus payasadas, y fue uno de los dos únicos delegados que fueron censurados por votación del Congreso. En 1781, fue elegido gobernador de Carolina del Norte; tres meses después, él y su consejo fueron capturados en una redada tory. Después de pasar un tiempo en prisión y ser puesto en libertad condicional, Burke regresó a sus funciones oficiales. Como gobernador, convenció al Ejército Continental de que cambiara sus políticas para que los suministros civiles estuvieran protegidos de una incautación injustificada.

.


Historia de Burke, escudo familiar y escudos de armas

El apellido es uno de los nombres anglo-normandos que llegaron a Irlanda en el siglo XII. El apellido Burke se deriva de la palabra en inglés antiguo "burh", que se deriva de la palabra en alemán antiguo "burke", la palabra germánica común para una fortificación. Parece probable que la primera familia en llevar este apellido hubiera vivido en o cerca de un fuerte prehistórico situado en una colina. A la manera normanda, los apellidos creados a partir de nombres de lugares o ubicaciones geográficas tenían el prefijo & quotde & quot, que significa & quotfrom & quot en francés.

Juego de 4 tazas de café y llaveros

$69.95 $48.95

Los primeros orígenes de la familia Burke

El apellido Burke se encontró por primera vez en el condado de Galway (irlandés: Gaillimh) parte de la provincia de Connacht, ubicada en la costa oeste de la isla, donde el apellido es descendiente del noble normando William Fitzadelm de Burgo, quien fue a Irlanda en el Invasión anglo-normanda de Irlanda y fue el sucesor de Strongbow como gobernador en jefe.

`` Robert de Burgh, conde de Moreton en Normandía, hijo de Harlowen de Burgh, por Arlotta, su esposa, madre de Guillermo el Conquistador, participó con su medio hermano en el triunfo de Hastings, fue nombrado conde de Cornualles y recibió, como otra recompensa, subvenciones de setecientos noventa y tres mansiones. Su hijo, William Earl de Cornwall, quien, rebelándose contra Enrique I, se unió a Robert de Normandía y dirigió la furgoneta en la batalla de Tenchebray. Cayó en manos de sus oponentes y fue enviado prisionero a Inglaterra, donde fue tratado con mucha crueldad, deteniéndolo en cautiverio de por vida. Dejó dos hijos: I. Adelm, de quien descendían los Burghs, los Condes de Ulster, la noble Casa de Clanricarde y las diversas familias de Burke, tan dispersas por el distrito suroeste de Irlanda y II. John, cuyo hijo, Hubert de Burgh, conde de Kent, fue juez de Inglaterra, temp. Enrique III., Y uno de los mayores sujetos de Inglaterra ". [1]

Grandes extensiones de tierra fueron entregadas a esta familia en el año 1177. Richard Oge de Burc, hijo de William, se convirtió en el "Señor Justicia de Irlanda" bajo el reinado del rey Enrique II en 1177 y le fue otorgado de nuevo las tierras de su padre al año siguiente. [2]

Richard Mor de Burc, el hijo mayor de William, era el antepasado del apellido Bourke o Burke. Formaron varios septos, los dos más importantes fueron el sept MacWilliam Uachtar del condado de Galway, y el sept MacWilliam Lochtar del condado de Mayo.

Cabe señalar que no toda la familia estaba en Irlanda, ya que algunos se encontraron en Knaresborough, en el West Riding de Yorkshire en la antigüedad. `` En el momento del estudio Domesday formaba parte de la heredad real, y fue entregado por el conquistador a Serlo de Burgh, barón de Tonsburg, en Normandía, que había acompañado a ese monarca a Inglaterra, y por quien su majestuoso castillo, ahora un ruina, fue construida originalmente, en las alturas rocosas al norte del río Nidd. & quot [3]


1500

En 1567, llegó una expedición española y construyó el Fuerte San Juan, reclamando el área para la colonia de la Florida española. Habían sido enviados por el gobernador a Santa Elena (Parris Island) en Carolina del Sur. El capitán Juan Pardo, líder de la expedición, dejó a unos 30 soldados en el fuerte mientras continuaba su exploración. En la primavera de 1568 los indios atacaron el fuerte, mataron a los soldados e incendiaron el fuerte. Los indios mataron a las guarniciones de otros cinco fuertes españoles en el interior. La introducción de enfermedades europeas causó un gran número de muertes entre los habitantes de Misisipi, y la toma de supervivientes por tribus más grandes llevó al abandono de la zona por parte de los nativos americanos. Pasaron doscientos años antes de que los siguientes europeos: colonos ingleses, escoceses-irlandeses y alemanes, intentaran establecerse aquí de nuevo.


Burke, Thomas - Historia

Condado de Burke, historia de Georgia
La historia de Georgia y el pueblo de Georgia de 1732 a 1860
por George Gillman Smith, D. D.
Publicado originalmente c. 1901


BURKE.
El condado de Burke se formó a partir de la parroquia de St. George, y fue nombrado Burke en honor a Edmund Burke, el gran estadista que defendió firmemente a las colonias.

Sin duda había algunos blancos en esta sección antes de que llegara Oglethorpe, porque los indios que vivían en este condado se quejaron al gobernador Glen de Carolina del Sur, de que los blancos, entre los que se encontraban John Jones y John Whitehead, estaban haciendo incursiones en sus terrenos de caza. . Es cierto que George Galphin tenía una estación comercial en Gaiphinton, en el Ogeechee, cuando Fort Augusta tomó el lugar de Fort Moore en 1733. Los asentamientos en Carolina del Sur llegaban hasta el río Savannah, y es poco probable que se detuvieran allí. Antes de que se estableciera la parroquia de St. George, el municipio de Halifax envió dos representantes a la Asamblea del Gobernador Reynolds, y en las subvenciones otorgadas por el gobernador Reynolds hay varias subvenciones a personas que se encontraban en los condados de Burke, Jefferson y Screven. Después de que la parroquia de St. George se convirtió en condado de Burke, despidió a Jefferson y Screven, dejándolo todavía como un condado grande. En su primer asentamiento fue un condado de maravillosa fertilidad y suficientemente ondulado para asegurar un buen drenaje, excepto donde había profundas depresiones y estanques. No tenía colinas muy altas, y al estar poseído de un suelo de piedra caliza tenaz, las lluvias y las inundaciones lo dejaron ileso.

Savannah estaba al este, Ogeechee al oeste, y el gran arroyo Briar atravesaba todo el condado. Los arroyos Bark, Camp, Buckhead, Rocky, McIntosh, Beaverdam y Walnut eran todos arroyos considerables. A lo largo de las orillas de cada uno había una gran franja de tierra de robles y nogales. Los grandes pinares, valorados únicamente como pastos, llenaron la zona desocupada por los bosques de robles y nogales. Bajo la superficie había un depósito inagotable de piedra caliza podrida que de vez en cuando afloraba en la superficie. La tierra era muy productiva y, tan pronto como se abrió al asentamiento, grandes multitudes de inmigrantes.

En el río Ogeechee y en los diversos arroyos que desembocan en él, así como en la Sabana y sus afluentes, hubo muchos colonos antes de la Revolución. En 1774 había seis jueces de paz en la parroquia, y donde ahora está Waynesboro había una prisión conocida como la cárcel de Burke.

En 1774, cuando los Liberty Boys iniciaron su rebelión, como la consideraba el gobernador Wright, recibió una protesta muy decidida contra su proceder de esta parroquia, entre otras, y encontramos los nombres de:
George Wells, luego vicegobernador Peter Shand, James Doyle, S. Barrow, Dan l Thomas, Gideon Thomas, John Thomas, Robert Henderson, F. L. Frier, John Red, James Warren, Jas. Williams, Sam l Red, Alex. Berryhill, Ed. Hill, Charles Williams, Thos. Pennington, John Rogers, John Anderson, John Catlett, David Green, Jno. Pettigrew, Wm. Catlett, Jno. Podrido, Jno. Frier, James Davis, Wm. Milner, Elijah Dix, Sam I Berryhill, Thos. Red, John Bledsoe, James Rae, Jos. Gresham, Wm. Doyle, Jos. Tilley, Job Thomas, Drury Roberts, Joel Walker, Jas. Rojo, W. McNorrell, Jno. Kennedy, F. Stringer, P. McCormick, H. Williams, J. Greenway, R. Blaishard, H. Irwin, T. Carter, J. Brantley, W. Weathers, W. Moore, W. Godbe, R Cureton, W Cureton, P. Helvestien, Elias Daniel, E. Odom, B. Brantley, T. Gray, J. Brantley, John Greene, John Burnside, S. Jordan, P. Dickey, Zach Wimberly, S. Lamb. B. Warren, Sol. Davis, Jno. Gray, Frank Hancock, Pleast Goodall, Wade Kitts, Dan l Logan, Myrick Davies, John Roberts, R. Douglas, Jesse Scruggs, Henry Mills, Jos. Moore, Amos Whitehead, John Robinson, John Thomas, Sr., Wm. Younge, E. Benniefield, Jacob Sharp, C. Yarborough, J. Hunt, B. Lamb. S. Slockcumb, L. Hobbs, Jno. Forth, N. Williams, Ed. Walters, Jno. Stephens, F. Francis, M. Davis, Arthur Walker, A. Davis, Allen Brown, Joseph Allday, Jas. Douglas, L. Ashberry, C. Golightly, John Howell, Bud Cade, J. Moore, John Whitehead, John Sharpe, T. Odom, W. Hobbs, R. Cade, John Tillman, C. Whitehead.

Muchos de estos nombres pertenecen a Virginia y Carolina del Norte, y algunos son evidentemente irlandeses escoceses en su origen. Estos constituían una pequeña parte de los jefes de familia en los tres condados actuales, pero sirven para darnos una pequeña idea de de dónde vino la gente de Burke y quiénes eran. White da otra lista en un día posterior (1792) de los oficiales del primer batallón de la milicia de Georgia.

Durante la Revolución, los patriotas de Burke tuvieron problemas considerables con los conservadores, que realizaron repetidas incursiones en el condado. Si bien muchas de las personas no estaban en el ejército, eran patriotas y estaban en peligro todo el tiempo. Los primeros colonos de Burke no eran grandes propietarios de esclavos, ni hubo una gran afluencia de esclavos hasta después de la invención de la desmotadora de algodón. Es probable que una de las primeras desmotadoras de algodón que se pusieron en funcionamiento en el mundo fue la que se instaló en el condado de Burke. Antes de que Whitney obtuviera su patente, instaló una de sus máquinas, como las llamaban, en el condado de Burke, y desmotó el algodón que le traían de todas partes. El maravilloso valor de las tierras algodoneras en este condado, el bajo precio de los negros y la depresión de la cultura del tabaco y el índigo hicieron que surgieran plantaciones de algodón tan pronto como se inventó la desmotadora. Cuando se abrió la sección de roble y nogal del condado, pronto se volvió bastante insalubre, y los blancos se vieron obligados a ir a los bosques de pinos en las temporadas de paludismo, y muchos de los propietarios más pequeños vendieron sus propiedades en Burke y se fueron más al oeste, y se convirtieron en grandes plantaciones. la regla.

Waynesboro fue despedido en 1783 y recibió su nombre en honor al loco Anthony Wayne, quien era un gran favorito en Georgia. La Legislatura incorporó una academia y otorgó dos mil acres de tierra como donación, e incorporó la aldea con Thomas Lewis, Sr., Thomas Lewis, Jr., Jas. Duhart, Edward Telfair y John Jones como comisionados. Se venderían doscientos lotes y las ganancias se destinarían al pago del edificio público. La academia fue una de las primeras casas construidas y pronto se erigió el palacio de justicia. La ciudad creció y había un hipódromo cerca, y la famosa comedia, The Wax Works of Georgia Scenes, se representó en este pueblo. Sin embargo, no hubo iglesia durante muchos años, y la única predicación fue un sermón ocasional en el palacio de justicia, pero en la primera parte del siglo dos iglesias presbiterianas, una de las cuales se había organizado en Walnut Branch y la otra en Old Church, se unió y construyó una pequeña iglesia presbiteriana en Waynesboro, que fue atendida por un pastor que en invierno predicaba en Burke, y en verano a las mismas personas que iban al pueblo de Bath, en los pinares de Richmond.

Se construyó una iglesia metodista cerca de donde se encuentra ahora el cementerio poco después de que se construyera la iglesia presbiteriana. El edificio era muy inferior y la congregación muy pequeña. Hace tiempo que ha dado paso a lo que ahora es un elegante edificio con una gran congregación. A seis millas de Waynesboro había una antigua iglesia que fue construida antes de la Revolución y que se usó durante mucho tiempo como iglesia metodista, y en el este del condado se encuentra la iglesia bautista Bottsford, una de las primeras iglesias bautistas en Georgia. Las iglesias bautistas de Rocky Creek y Bark Camp y Buckhead fueron iglesias famosas a principios de siglo y durante cincuenta años después.

El condado de Burke se convirtió a principios de siglo en un condado de grandes plantaciones y ricos plantadores. Algunos de estos vivían en hermosas casas en sus lugares durante el invierno y en verano iban a los pinares. Habersham, Alexander, Summerville, Bath y Brothersville eran aldeas de pinos arbolados, a las que los plantadores reparaban antes de que comenzara la estación enfermiza. Había mucho confort y buen gusto en estas casas invernales anteriores a la guerra, y la hospitalidad de los plantadores era ilimitada. Las aldeas a las que se dirigían durante el verano formaban un círculo social delicioso, y las cómodas casas de invierno estaban llenas de huéspedes de las ciudades y de las plantaciones vecinas. En ninguna parte se reprodujo tanto la vieja vida de Virginia de un siglo pasado como en Burke sesenta años después. La gran plantación estaba bajo la dirección del supervisor. El factor en Augusta o Savannah cobraba los giros del macetero y proporcionaba a su despensa todos los lujos que deseaba de la ciudad. Sus carruajes y sus caballos eran del mejor orden, y suministró a su biblioteca los mejores libros y publicaciones periódicas. La riqueza de la que disfrutaba la había heredado y, a menudo, dependía de la sagacidad de los demás para evitar que lo abandonara. Este era un tipo, y el número no era grande, de plantadores del condado de Burke, y había unos pocos en todos los condados vecinos de la misma clase. Luego hubo otros mucho más numerosos que habían hecho su fortuna con trabajo duro y que, mientras daban a sus hijos toda la riqueza que podían asegurar en forma de lujo, eran ellos mismos hombres trabajadores, comerciantes cercanos, que no leían libros. y no vistió ningún estilo, pero quién supo manejar a los negros y hacer algodón. Luego había una clase de gente pobre y llana que vivía en los pinares, pocos de los cuales tenían esclavos. Vivían en cabañas de troncos en pequeñas extensiones de tierra y vivían de su propio trabajo. Hicieron raudales de madera en el río Savannah, hicieron tejas en los pantanos de cipreses y criaron ganado y ovejas. Tenían poco que ver con la gente rica de los bosques de robles y sabían muy poco de ellos. No había ningún condado en el estado antes de que comenzara la guerra en el que hubiera un pueblo más digno, más satisfecho o más próspero que el pueblo del condado de Burke.

La maravillosa calidad algodonera de la tierra convirtió al condado en una gran plantación, excepto en los bosques de pinos. Los negros aumentaron en número, y los hombres que comenzaron su vida con unos pocos se convirtieron en dueños de decenas. Pusieron una alta estimación en la propiedad de los negros e hicieron todo lo que pudieron para aumentar el número de sus esclavos. Descuidaron sus tierras, incurrieron en grandes deudas y cuando los esclavos fueron liberados, muchos se arruinaron.

Burke envió una gran emigración, y los descendientes de las personas que vinieron de Virginia y Carolina del Norte, y del norte de Irlanda, y se establecieron en la parroquia de St. George, se han esparcido por todo el oeste, sur y suroeste de Georgia. Los terratenientes más pequeños de la región de los robles y nogales cedieron el paso en una época temprana a los grandes terratenientes, y grandes grupos de negros a cargo de un capataz eran los únicos habitantes de algunas partes del condado durante el verano y el otoño. Cuando se abrieron las ricas tierras algodoneras de la parte más nueva de Georgia, el plantador de Burke les quitó una parte de su fuerza y ​​abrió una nueva plantación allí. Gran parte de la tierra se cultivó y creció en viejos pinos. Un plantador poseía a veces lo que alguna vez fueron las casas separadas de veinte robustos hombres de la frontera. Cuando terminó la guerra y el negro era un hombre libre, los negros se encontraron en un número mucho mayor que los blancos, y los pocos blancos que vivían en sus propiedades llegaron a la ciudad del condado, y Waynesboro, de ser una aldea desierta, se convirtió en un floreciente pequeña ciudad. Las plantaciones quedaron en manos de arrendatarios negros. Los viejos pinos del campo fueron cortados y, aunque los blancos de Burke ya no se distribuyen por el condado, sino que se concentran en las aldeas, son más numerosos que antes. Donde hubo durante muchos años una simple estación de ferrocarril, el cruce del ferrocarril Augusta & amp Savannah con el Central, Millen es ahora una pequeña ciudad próspera. Midville, Herndon, Munnerlyn y Perkins son pueblos de cierta importancia, y hay varios pueblos en otras partes del condado.

En los bosques de pinos, donde durante muchos años el principal recurso fue la madera y el ganado, ahora hay muchas pequeñas granjas bien cultivadas, donde hay buenos agricultores prósperos sustanciales. Hay buenas escuelas e iglesias y gente feliz y acomodada.

He dedicado cierto cuidado a este relato de Burke, ya que era uno de los condados más antiguos, y su historia se encuentra en gran parte reproducida en los otros grandes condados productores de algodón de Middle Georgia. La gente de Burke siempre se ha destacado por su hospitalidad y generosidad. Han sido, por regla general, gente sencilla, sin pretensiones, religiosa. La población de este condado en 1790 era de 9.467, de los cuales solo 2.392 eran esclavos. Luego incluyó los condados de Screven y Jefferson. En 1810, 6.166 blancos y 4.691 esclavos en 1850, 5.268 libres y 10.832 esclavos. La población de blancos es ahora mayor que nunca, y la población de negros no ha disminuido.

Este condado ha tenido su parte de hombres distinguidos. Lyman Hall, David Emanuel, Edward Telfair, Herschel V. Johnson, John Martin, todos gobernadores, vivían en Burke. El Excmo. J. J. Jones, S. A. Corker, R. E. Lester, congresistas, eran de este condado. Los Shewmakes, legisladores y juristas, y el juez Lawson, un destacado político democrático, eran de este condado. El coronel T. M. Berrien vivió aquí durante mucho tiempo. Edward Byne y los Kilpatricks, famosos como predicadores bautistas, el profesor James Elmore Palmer, destacado como educador y profesor durante mucho tiempo en Emory College, y muchos otros han dado brillo a este buen condado, pero el condado ha sido principalmente famoso por sus grandes plantadores, que se han destacado por su inteligencia y empresa.

Historia de los pueblos y aldeas

Girard, una aldea del condado de Burke, se encuentra a unas diecinueve millas al sureste de Waynesboro y a siete del río Savannah. Tiene una oficina postal de giros postales y varias tiendas, y hace un buen negocio local. La población en 1900 era 327. La estación de ferrocarril más cercana es Robbins, S.C.
(Georgia: Consta de bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica. VOL III Publ. 1906. Transcrito por Marilyn Clore)

Girth, una aldea posterior al condado de Burke, se encuentra un poco al oeste de Brier Creek, en la parte sur del condado. Thomas, en el ferrocarril Central of Georgia, es la estación más cercana.
(Georgia: Consta de bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica. VOL III Publ. 1906. Transcrito por Marilyn Clore)

Gough, una aldea posterior en la parte occidental del condado de Burke, con una población de 44 en 1900, está cerca de la cabecera del arroyo Buckhead y a unas quince millas de Waynesboro. Wrens, en el ferrocarril Augusta Southern, es la estación más conveniente.
(Georgia: Consta de bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica. VOL III Publ. 1906. Transcrito por Marilyn Clore)

Keysville, una ciudad en la parte noroeste del condado de Burke, fue incorporada por ley de la legislatura el 29 de diciembre de 1890. En 1900 la población era de 101. Está en la línea del ferrocarril Augusta Southern, tiene una oficina postal para giros postales, servicio expreso y telegráfico, y es el principal centro comercial y punto de envío para esa sección.
(Fuente: Georgia Sketches of Counties, Towns, Events, Institutions, and Persons, VOL II, por Candler & amp Evans, Publ. 1906. Transcrito por Tracy McAllister)

Hillis, un pueblo del condado de Burke, está ubicado cerca de la línea del condado de Screven y en 1900 reportó una población de 104. Tiene una oficina de correos, escuelas, iglesias y casas comerciales. Waynesboro es la estación de ferrocarril más conveniente.
(Georgia: Incluye bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica. VOL III Publ. 1906. Transcrito por Angelia Carpenter)

Munnerlyn, un pueblo del condado de Burke, está en el ferrocarril Central of Georgia, doce millas al sur de Waynesboro. Tiene una oficina de correos de giros postales, oficinas de expreso y telégrafo, tiendas, escuelas, etc., y en 1900 tenía una población de 87.
(Bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, publ. 1906. Transcrito por Tammy Rudder)

Oatts, una aldea posterior al condado de Burke, está a quince millas al suroeste de Waynesboro y casi en la línea del condado de Jefferson. Louisville es la estación de ferrocarril más cercana.
[Fuente: Georgia Compising Sketches of Counties, Towns, Events, Institutions, and Persons, Vol 2, Publ 1906. Transcrito por Kristen Bisanz]

Rosier, una aldea posterior al condado de Burke, está a dieciséis millas al sur y tímida al oeste de Waynesboro y no muy lejos de la línea del condado de Jefferson. Louisville es la estación de ferrocarril más cercana.
Comprende bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica transcritos por Kristen Bisanz

Sardis, una pos-aldea en la parte sureste del condado de Burke, está cerca de la línea del condado de Screven. La población en 1900 era de 51. La estación de ferrocarril más cercana es Munnerylyn.
Comprende bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica transcritos por Kristen Bisanz

Saint Clair, una ciudad posterior al oeste del condado de Burke, reportó una población de 154 en 1900. Es el principal centro comercial de un gran distrito agrícola. Matthews y Keysville, en Augusta Southern, son las ciudades ferroviarias más cercanas.
s).
Comprende bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica transcritos por Kristen Bisanz

Shell Bluff, una aldea posterior al condado de Burke, está a unas diez millas al noreste de Waynesboro, y en 1900 tenía una población de 61. Green's Cut es la estación de ferrocarril más cercana.
Comprende bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica transcritos por Kristen Bisanz

Telfairville, un pequeño pueblo del condado de Burke, está a quince millas al este de Waynesboro, en la cresta entre Brier Creek y el río Savannah. Tiene una oficina de correos para giros postales y algo de comercio local. La estación de ferrocarril más cercana es Robbins, S.C.
Comprende bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica transcritos por Kristen Bisanz

Thomas, una aldea posterior al condado de Burke, es una estación en el ramal de Augusta del ferrocarril Central of Georgia, a unas seis millas al sur de Waynesboro. Durante la guerra se conoció como Thomas Station. Aquí hubo una fuerte lucha entre las fuerzas de caballería de Wheeler y Kilpatrick el 27 de noviembre y el 3 de diciembre de 1864, Kilpatrick fue apoyado en el último enfrentamiento por la división de infantería de Baird.
Comprende bocetos de condados, ciudades, eventos, instituciones y personas, organizados en forma ciclopédica transcritos por Kristen Bisanz


Ex-Wisconsin, Cardinals DE Thomas Burke arrestado después de presuntamente agredir sexualmente a una niña

El ex ala defensiva de los Cardenales de Wisconsin y Arizona, Thomas Burke, fue arrestado la semana pasada y acusado después de que supuestamente agredió sexualmente repetidamente a una niña.

Burke, según el Minneapolis Star Tribune, fue acusado de conducta sexual delictiva en primer grado en el condado de St. Louis, Minnesota, que incluye la ciudad de Duluth.

Según los informes, la niña le dijo a su madre en febrero que Burke la agredió varias veces. No se conocen detalles específicos sobre el abuso o la edad del niño.

Burke fue arrestado el viernes y pagó la fianza el lunes, según el informe. Negó las acusaciones en su contra en la denuncia penal.

Burke, de 44 años, jugó en Wisconsin de 1995 a 1998 y ayudó a llevar a los Badgers a un campeonato de los Diez Grandes y la victoria en el Rose Bowl durante su temporada senior. También registró 22 capturas en su último año, lo que estableció tanto el récord de los Diez Grandes en una sola temporada como el récord de la escuela. Burke fue incluido en el Salón de la Fama de Wisconsin el año pasado.

Fue seleccionado en la tercera ronda del draft de 1999 por los Arizona Cardinals, y jugó cuatro temporadas con ellos antes de retirarse en 2002.


Edmund Burke (1729-1797)

Edmund Burke © Burke fue un político, orador y pensador político angloirlandés enormemente influyente, notable por su fuerte apoyo a la Revolución Americana y su feroz oposición a la Revolución Francesa.

Edmund Burke nació en Dublín el 12 de enero de 1729, hijo de un abogado. Se educó en el Trinity College de Dublín y luego se fue a Londres a estudiar derecho. Rápidamente renunció a esto y después de una visita a Europa se instaló en Londres, concentrándose en una carrera literaria y política. Se convirtió en miembro del parlamento en 1765. Estuvo estrechamente involucrado en debates sobre los límites al poder del rey, presionando por el control parlamentario del patrocinio y los gastos reales.

La imposición británica a Estados Unidos de medidas, incluida la Ley del Timbre, en 1765 provocó una violenta oposición colonial. Burke argumentó que la política británica había sido inflexible y pidió más pragmatismo. Creía que el gobierno debería ser una relación de cooperación entre gobernantes y súbditos y que, si bien el pasado era importante, la voluntad de adaptarse a la inevitabilidad del cambio podría, con suerte, reafirmar los valores tradicionales en nuevas circunstancias.

También mantuvo un gran interés en la India. Concluyó que la corrupción del gobierno indio debía resolverse eliminando el patrocinio de las partes interesadas. Propuso que India fuera gobernada por comisionados independientes en Londres, pero un proyecto de ley con este fin fue rechazado, lo que provocó un proceso de acusación contra Warren Hastings, el gobernador general de Bengala.

El estallido de la Revolución Francesa en 1789 le dio a Burke su mayor objetivo. Expresó su hostilidad en "Reflexiones sobre la revolución en Francia" (1790). El libro provocó una gran respuesta, incluida 'Los derechos del hombre' de Thomas Paine. Burke enfatizó los peligros del gobierno de la mafia, temiendo que el fervor de la Revolución estuviera destruyendo la sociedad francesa. Apeló a las virtudes británicas de continuidad, tradición, rango y propiedad y se opuso a la Revolución hasta el final de su vida.

Burke se retiró del parlamento en 1794. Sus últimos años se vieron empañados por la muerte de su único hijo, pero continuó escribiendo y defendiéndose de sus críticos. Sus argumentos a favor de convenciones constitucionales de larga duración, partidos políticos y la independencia de un diputado una vez elegido todavía tienen peso. Se le considera justamente como uno de los fundadores de la tradición conservadora británica. Murió el 9 de julio de 1797.


Burke, Thomas - Historia

El poder del pensamiento independiente


Yuval Levin
Publicado: Nueva York: Basic Books, 2014
Paginas: XII, 275
Revisado por: James A. Montanye, Falls Church, Virginia

Edmund Burke y Thomas Paine fueron pensadores políticos de finales del siglo XVIII y escritores prolíficos que discrepaban fundamentalmente, tanto en privado como en público, sobre la relación entre el individuo y el estado. Burke era un irlandés que pasó la mayor parte de su carrera como miembro socialmente conservador y nominalmente religioso del Parlamento británico. Paine, por el contrario, era un hijo de la Ilustración, un librepensador nacido en Inglaterra (que posteriormente lo condenó in absentia por traición), y un proselitista de la revolución política en América y Francia (ambos países le otorgaron la ciudadanía & # 151America también otorgó él era propietario de una granja que había sido confiscada a un leal inglés). Burke es quizás mejor conocido como el padre del conservadurismo político moderno, argumentando (en su mayoría consistentemente) a favor de la importancia de la tradición y de la gradual mejora de la vida social y política de una nación. También se le recuerda por haber pronunciado la muerte de la caballería europea y por denunciar la sucesión de & # 147sofistas, calculadoras y economistas & # 148. En comparación, Paine es recordado como un panfletista que incitó a los estadounidenses a la revolución hablando de & # 147 soldados de verano y patriotas del sol & # 148 y más tarde como campeón de los ideales sociales y políticos radicales de la Revolución Francesa & # 146. Ambos hombres favorecieron la independencia estadounidense, aunque por razones fundamentalmente diferentes debido a sus diferentes creencias políticas. De lo contrario, las diferencias filosóficas de los dos hombres no podrían haber sido mayores.

En El gran debate: Edmund Burke, Thomas Paine y el nacimiento de la derecha y la izquierda, el erudito Yuval Levin desarrolla estas diferencias en un contraste agudo y comprensivo. Burke es el gradualista que creía en la necesidad de mantener y perpetuar más o menos intactas aquellas tradiciones sociales que habían surgido a lo largo de los siglos. Mientras que John Locke había argumentado que eliminar a Dios disolvería todo, Burke vio a Dios y la religión como simplemente un segmento de un hilo continuo que, si se tiraba, eventualmente desenredaría el tejido de la sociedad. Burke, un reformador social incansable, creía que la sociedad debería ser reparada continuamente en lugar de destrozada y descartada. Creía que los individuos tenían el deber de apoyar a aquellas instituciones sociales, por imperfectas que fueran, que las llenaban de beneficios. Una vez satisfecho este deber, el individuo se convierte en el reclamante residual de los frutos del esfuerzo y el sacrificio. En consecuencia, Burke se opuso a los ideales sociales y políticos radicales de la Revolución Francesa, que nominalmente elevaban al individuo por encima del resto de la sociedad. Predijo audazmente que el caos en Francia conduciría a una guerra en toda Europa. Murió en 1797, demasiado pronto para presenciar la exactitud de su predicción.

Paine, por el contrario, se mantuvo firme detrás de los ideales utópicos de la Revolución Francesa. Según las luces de Paine (y, un tanto irónicamente, las luces de Ronald Reagan dos siglos después), se veía que el gobierno era la causa, más que el remedio, de los males de la sociedad. El problema principal, como lo veía Paine, era que el gobierno no se rige por ningún principio de que pueda hacer que el mal sea bueno o el bien malo, tal como le plazca. En resumen, ese gobierno es un poder arbitrario & # 148 (citado en p. 112). Levin interpreta a Paine diciendo que "los principios de la libertad protegerán mejor la libertad individual que las instituciones de la sociedad" que favorecía Burke (p. 113). Para Paine, el gobierno no es un misterio en absoluto. La ciencia del gobierno debería, por tanto, ser una ciencia de principios, no de instancias únicas, y estos principios son accesibles a la razón de todo individuo racional & # 148 (citado en p. 151). Burke, too, recognized some intrinsic problems with government: for example, “[m]y opinion is against an over-doing of any sort of administration, and more specially against this most momentous of all meddling on the part of authority the meddling with the subsistence of the people” (qtd. on p. 119). But whereas Burke preferred to prune away the rot, Paine argued for a complete uprooting by means of revolution and then for a replanting along rational lines that directly favored individual liberty.

Levin notes that the “dispute between universal principles [Paine] and historical precedents [Burke]—between a politics of explicit knowledge and a politics of implicit knowledge—cuts to the core of the debate that still defines our politics” (p. 174). His book comprises a dispassionate, insightful, and thoroughly worthwhile assessment of each man’s political thinking. It is difficult, in fact, to tell at the end which man’s political philosophy sailed closer to reality on balance because both men scored some obviously palpable hits. Even more remarkable is the confusion among modern political factions regarding their philosophical ancestors’ beliefs and methods. Levin notes in conclusion how

Burke’s thought remains essential to today’s American right[,] . . . [and yet, a` la Paine,] the American right [is] more inclined both to resort to theory and to appeal to individualism than Burke was. And the two tendencies are connected: The theory of American political thought most often and most readily at hand for today’s conservatives is an adaptation of the very same natural-rights theories that Paine, Jefferson, and other Enlightenmentliberal founders of America had championed, but which the left eventually abandoned. . . . Today’s left, therefore, shares a great portion of Paine’s basic disposition, but seeks to liberate the individual in a rather less quixotic and more technocratic way than Paine did, if also in a way that lacks his grounding in principle and natural right. Thus today’s liberals are left philosophically adrift and far too open to the cold logic of utilitarianism— they could learn from Paine’s insistence on limits to the use of power and the role of government. Today’s conservatives [by contrast] are . . . too rhetorically strident and far too open to the siren song of hyper individualism, and they generally lack a nonradical theory of the liberal society. They could benefit by adopting Burke’s focus on the social character of man, from Burke’s thoroughgoing gradualism, and from his innovative liberal alternative to Enlightenment radicalism. (p. 229)

At the bottom of these late-eighteenth-century political philosophies lie some crucial, although poorly articulated, principles of mankind’s economic nature. Paine, for example, was correct in condemning the rot that was endemic in public life, but he was fundamentally wrong to imagine that extirpation and rational replanting would forever cure the problem. The modern public-choice program in economics identifies fault lines that are intrinsic to public institutions and whose effects are minimized essentially in proportion to minimizing the scope of government. Historian Carroll Quigley described this situation succinctly in The Evolution of Civilizations: An Introduction to Historical Analysis, published in 1961 (2nd ed. Indianapolis, Ind.: Liberty Fund, 1979), his early insights anticipating the gist of public-choice analysis:

Un instrument is a social organization that is fulfilling effectively the purpose for which it arose. Un institution is an instrument that has taken on activities and purposes of its own, separate from and different from the purposes for which it was intended. As a consequence, an institution achieves its original purposes with decreasing effectiveness. Every instrument consists of people organized in relationships to one another. As the instrument becomes an institution, these relationships become ends in themselves to the detriment of the ends of the whole organization. . . . The purpose of the organization . . . becomes no more than a secondary aim for everyone in the organization. . . . [E]veryone in such an organization is only human and has human weaknesses and ambitions, or at least has the human proclivity to see things from an egocentric point of view. Thus, in every organization, persons begin to seek their own advancements or to act for their own advantages: seeking promotions, decorations, increases in pay, better or easier assignments these begin to absorb more and more of the time and energies of the members of an organization. All of this reduces the time and energy devoted to the real goal of the organization and injures the general effectiveness with which an organization achieves its purposes. Finally . . . the social conditions surrounding any such organization change in the course of time. When this happens the organization must be changed to adapt itself to the changed conditions or it will function with decreased effectiveness. But the members of any organization generally resist such change they have become “vested interests.” Having spent long periods learning to do things in a certain way or with certain equipment, they find it difficult to persuade themselves that different ways of doing things with different equipment have become necessary and even if they do succeed in persuading themselves, they have considerable difficulty in training themselves to do things in a different way or to use different equipment. (pp. 101ן)

Burke apparently sensed these realities, which he sought to manage by means of perpetual reform. Paine missed them completely, and the French Revolution’s utopian ideals were unfulfilled in part because of them.

Paine also failed to recognize that his cafeteria-style ideal of individual choice would give rise to monumental collective-choice problems. Burke correctly noted that individuals have social duties that must not be shirked—namely, the duty to support the provision of public goods (an economic phenomenon that was not yet identified and named): “Dark and inscrutable are the ways by which we come into the world. The instincts which gave rise to this mysterious process of nature are not of our making. But out of physical causes, unknown to us, perhaps unknowable, arise moral duties, which, as we are able perfectly to comprehend, we are bound indispensably to perform. . . . Men come in that manner into a community with the social state of their parents, endowed with all the benefits, loaded with all the duties of their situation” (qtd. on p. 102). Paine, by contrast, as Levin notes, “begins from the principles of liberty, equality, and natural rights and builds political institutions on those grounds to defend the prerogatives of the individual” (p. 124). Even in the absence of technical knowledge about public goods and the problems of collective action, it is easy to understand why Adam Smith found that “Mr. Burke is the only man I ever knew who thinks on economic subjects exactly as I do, without any previous communication having passed between us” (qtd. on p. 120).

The “unknown,” “dark,” and “inscrutable” moral duties to which Burke referred are partly a result of the instincts and capacity for reason instilled by Darwinian natural selection, a concept that was not identified until nearly a century later. As Burke recognized, however, these duties also are a consequence of continuous human interactions—prescriptive traditions, if you will—carried out and refined over eons. Friedrich Engels aptly described the process by whichthese inscrutable duties arise: “[W]hat each individual wills is obstructed by everyone else, and what emerges is something that no one willed” (qtd. in Thomas Sowell, Intellectuals and Society [New York: Basic Books, 2009], p. 51). Engels’s description jibes with the modern technical description of “emergence,” which, according to the neuroscientist Michael Gazzaniga, occurs “when micro-level complex systems that are far from equilibrium (thus allowing for the amplification of random events) self-organize (creative, self-generated, adaptability-seeking behavior) into new structures, with new propensities that previously did not exist, to form a new level of organization on the macro level” (Who’s in Charge: Free Will and the Science of the Brain [New York: HarperCollins, 2011], p. 124). Burke also was right about prescriptive duties not being necessarily predictable or reducible to first principles. Here, too, Paine was oblivious.


Fmr. NFL Player Thomas Burke Of Wisconsin Charged With Sexually Assaulting 7-Year-Old

DULUTH, Minn. (AP/WCCO) — A former NFL player and University of Wisconsin football star is accused of repeatedly sexually assaulting a young child.

Forty-four-year-old Thomas Burke is charged with first-degree criminal sexual conduct in St. Louis County, Minnesota.

Thomas Burke (credit: St. Louis County Sheriff’s Office)

According to a criminal complaint, the 7-year-old child told their mother in February that Burke had assaulted them on numerous occasions. The victim gave detailed descriptions of the alleged sexual assaults in a subsequent forensic interview.

Burke, of Rice Lake, Wisconsin, waived extradition to Minnesota following his arrest. Burke has denied the accusations. He said he was being &ldquorailroaded&rdquo and thought the victim&rsquos mother was involved in AT&T and was out to get him, the complaint said. He did confirm that he was often in a care taking role for the victim.

Burke was a defensive end for the Arizona Cardinals from 1999 to 2002 after starring at Wisconsin.

(© Copyright 2021 CBS Broadcasting Inc. All Rights Reserved. The Associated Press contributed to this report.)


A Major Urban Route

The Burke-Gilman Trail is an outstanding success and has been beneficial to the neighborhoods which it passes through. The trail has become a major transportation corridor that serves thousands of commuter and recreational cyclists. It demonstrates that when the proper facilities are provided many people will chose healthy, pollution-free, non-motorized modes of travel.

The trail can at times be busy and even crowded with cyclists, walkers, joggers and skaters. Busy periods require all users be especially watchful, cautious, and respectful of others. Fast cyclists must adjust their speed to suit the conditions or use alternative routes. All trail users must keep to the right.


Burke, Thomas, 1849-1925

Judge Thomas Burke was for nearly fifty years a central figure in the political and economic life of Washington State and especially Seattle. Burke arrived in Seattle in 1875 to make his fortune. An astute lawyer and speculator, he acquired a reputation as a talented courtroom advocate. As the Democratic candidate for territorial delegate to Congress in 1880, Burke conducted a vigorous, though unsuccessful, campaign. In 1885 he and Seattle newcomer Daniel Gilman attracted Eastern capital and built over 100 miles of the Seattle, Lake Shore, and Eastern Railway Company. James J. Hill, president of the Great Northern Railway, bought the Burke-Gilman venture and later made Seattle the western terminus of his railroad. Burke became Western counsel for the Great Northern, and his power and fortune grew after Hill took control of the rival Northern Pacific system in the mid 1890s. Burke led efforts to develop mineral resources in Eastern Washington, and with Daniel Gilman and others, he was involved in buying and promoting property in various parts of Seattle. Burke retired from the Great Northern in 1902, after which he focused on the management of his properties and on public affairs. In 1896 he repudiated the Democratic Party on the Free Silver question and became a Republican, and in 1910 he entered but lost the Republican primary for an open U.S. Senate seat. Burke remained a force in Seattle political and economic developments, however. He opposed the 1886 Anti-Chinese Riots in Seattle and was involved in the establishment of the Lake Washington Ship Canal, the Bremerton Navy Yard, Fort Lawton, the Port of Seattle, the Seattle street railways, and the creation of Seattle City Light. He also took part in charitable endeavors, contributing his efforts to Whitman College, the University of Washington, and the Carnegie Endowment for International Peace. Burke died in 1925, leaving a substantial gift for the construction of the Burke Museum on the University of Washington campus.

From the description of Thomas Burke papers, 1875-1925. (Unknown). WorldCat record id: 77010214

Initial ingest from EAC-CPF

Additional Details - 2016-08-17 08:08:49 am

This Constellation was ingested from EAC-CPF and contains the following additional historical control information.

Previous Maintenance Events

2015-09-18 - revised
CPF merge program
Merge v2.0


Social Networks and Archival Context

SNAC is a discovery service for persons, families, and organizations found within archival collections at cultural heritage institutions.


Ver el vídeo: 9 Year Old Girl Brings Down the House (Agosto 2022).