Podcasts de historia

Fallece Kim Jong Il, líder de Corea del Norte

Fallece Kim Jong Il, líder de Corea del Norte


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El 17 de diciembre de 2011, Kim Jong Il, el enigmático y solitario dictador de Corea del Norte, muere de un ataque al corazón mientras, según informes, viajaba en un tren en su país. Kim, quien asumió el liderazgo de Corea del Norte tras la muerte de su padre en 1994, gobernó la nación comunista con mano de hierro, y su régimen aislado y represivo fue acusado de numerosas violaciones de derechos humanos.

Poco se sabe sobre la vida temprana de Kim, aunque se cree que nació en 1941 en una base militar soviética cerca de Khabarovsk, Rusia, donde estaba destinado su padre. Sin embargo, cuando Kim se convirtió en líder de Corea del Norte, la máquina de propaganda del gobierno, que presentó numerosos mitos sobre él como un hecho, afirmó que nació el 16 de febrero de 1942, en la cima del sagrado monte Paektu de Corea, cuando una nueva estrella y un arco iris doble aparecieron en lo alto. (Entre las muchas otras afirmaciones cuestionables reportadas por los medios estatales sobre el hombre conocido como el "Estimado Líder" y el "Líder Supremo" a sus seguidores está que hizo 11 hoyos en uno en una sola ronda de golf, compuso numerosas óperas , inventó un teléfono celular invisible y podía controlar el clima).

En 1948, el padre de Kim, Kim Il Sung (1912-1994), se convirtió en jefe de la recién establecida nación comunista de Corea del Norte (oficialmente llamada República Popular Democrática de Corea). El joven Kim se graduó de la Universidad Kim Il Sung del país en 1964, y pasó a ascender a través del Partido de los Trabajadores de Corea, el partido político gobernante, al tiempo que desarrolló una reputación como un playboy al que le gustaba la buena comida y los licores caros. Además, Kim, un fanático del cine, acumuló una vasta colección de películas extranjeras y en 1978 ordenó el secuestro de una famosa actriz surcoreana y su esposo director para impulsar la industria cinematográfica de Corea del Norte.

Poco después de que Kim sucedió a su padre, Corea del Norte experimentó una serie de hambrunas severas que causaron la muerte de aproximadamente 2 millones de personas a fines de la década de 1990. Mientras los ciudadanos comunes sufrían dificultades económicas, Kim destinó una parte sustancial del presupuesto de la nación al mantenimiento de un gran ejército y al desarrollo de armas nucleares (que Corea del Norte probó en 2006 y 2009). Además, bajo el régimen totalitario de Kim, los medios de comunicación estaban controlados por el estado, y los norcoreanos promedio tenían libertades personales mínimas y no podían salir del país (los pocos extranjeros a los que se les permitía entrar eran monitoreados de cerca). Los que se oponían al gobierno fueron enviados a duros campos de prisioneros. Al igual que con su padre (ahora referido por los norcoreanos como el "presidente eterno"), un culto a la personalidad se construyó alrededor de Kim. Los dos hombres fueron retratados como deidades y aparecieron imágenes de ellos en todos los edificios públicos.

La relación entre Corea del Norte y Estados Unidos, junto con gran parte de Occidente, se tensó debido al secreto programa de armas nucleares de Kim. En 2002, el presidente George Bush llamó a Corea del Norte como parte de un "eje del mal", junto con Irán e Irak. Sin embargo, en 2008, la administración Bush eliminó a Corea del Norte de la lista estadounidense de naciones que apoyan el terrorismo después de que acordó permitir algunas inspecciones de sus sitios nucleares.

Después de la muerte de Kim el 17 de diciembre de 2011, su cuerpo embalsamado fue puesto en exhibición pública permanente en el Palacio Conmemorativo de Kumsusan en la capital de la nación, Pyongyang. (El cuerpo de Kim Il Sung ha estado expuesto allí desde su muerte). Kim fue sucedido como líder de Corea del Norte por el menor de sus tres hijos, Kim Jong Un, entonces en sus 20 años y en gran parte desconocido para el mundo. El presidente Trump intentó mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte.


Kim Jong Il, el antiguo dictador de Corea del Norte que permitió que su pueblo muriera de hambre mientras construía un vasto ejército, murió de insuficiencia cardíaca. Su muerte provocó una preocupación inmediata sobre quién tiene el control del estado solitario y su programa nuclear.

Citando a YTN TV, Reuters también informó que Corea del Norte lanzó un misil de corto alcance frente a la costa este del país el lunes.

En una "transmisión especial" desde la capital de Corea del Norte, los medios estatales dijeron que el hombre de 69 años murió de una enfermedad cardíaca en un tren debido a una "gran tensión mental y física" el sábado durante una "inspección de campo de alta intensidad". Dijo que una autopsia se completó el domingo y "confirmó completamente" el diagnóstico.

Un portavoz del Ministerio de Unificación confirmó la muerte de Kim a NBC News. Su funeral se llevará a cabo el 28 de diciembre.


Kim Jong Il, líder norcoreano, muere a los 69 años

Kim Jong Il, el solitario dictador que mantuvo a Corea del Norte al borde de la inanición y el colapso, desterró a los ciudadanos de los gulags considerados desleales y convirtió al país en un estado con armas nucleares, murió el sábado por la mañana, según un anuncio de los medios oficiales del Norte. los lunes. Tenía 69 años y había estado enfermo desde que se informó de un accidente cerebrovascular en 2008.

Corea del Norte instó el lunes a sus 24 millones de habitantes a apoyar a Kim Jong Un, un heredero de veintitantos años, mientras la nación lamentaba la muerte del líder supremo Kim.

Mientras tanto, Corea del Sur puso a sus militares en alerta máxima, mientras que la gente en las calles de Pyongyang rompió a llorar al enterarse de la noticia de que Kim había muerto de insuficiencia cardíaca. Estados Unidos dijo que estaba en estrecho contacto con sus aliados, Corea del Sur y Japón.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo en un comunicado que está siguiendo de cerca los informes sobre la muerte de Kim.

& # 8220 El presidente ha sido notificado y estamos en estrecho contacto con nuestros aliados en Corea del Sur y Japón. Seguimos comprometidos con la estabilidad en la península de Corea y con la libertad y seguridad de nuestros aliados, & # 8221, decía el comunicado.

Corea del Norte dijo que colocaría el cuerpo de Kim en el palacio conmemorativo de Kumsusan en Pyongyang y que celebraría un período de duelo nacional hasta el 29 de diciembre. El funeral de Kim se llevará a cabo el 28 de diciembre, dijo.

En una & # 8220 transmisión especial & # 8221 el lunes desde la capital de Corea del Norte, los medios estatales dijeron que Kim murió en un tren debido a & # 8220 gran tensión física y mental & # 8221 el 17 de diciembre durante una & # 8220 inspección de campo de alta intensidad & #. 8221 Dijo que se realizó una autopsia el 18 de diciembre y & # 8220 confirmó completamente & # 8221 el diagnóstico.

& # 8220Es la mayor pérdida para la fiesta & # 8230 y es nuestra gente y nuestra nación & # 8217 la mayor tristeza & # 8221, dijo una presentadora vestida con el traje tradicional coreano negro con una voz ahogada por las lágrimas.

Kim, el hijo del fundador de Corea del Norte y # 8217, fue llamado el & # 8220Dear Leader & # 8221 por su gente, y siguió siendo una figura desconocida. Todo en él eran conjeturas, desde la fecha exacta y el lugar de su nacimiento hasta los hechos mitologizados de su ascenso en un país formado por la apresurada división de la península de Corea al final de la Segunda Guerra Mundial.

Los norcoreanos oyeron hablar de él solo como su & # 8220 líder sin igual & # 8221 y & # 8220 el gran sucesor de la causa revolucionaria & # 8221. Sin embargo, fomentó lo que quizás fue el último culto a la personalidad en el mundo comunista. Su retrato cuelga junto al de su padre, Kim Il Sung, en todos los hogares y edificios de Corea del Norte. Torres, pancartas e incluso paredes de roca de todo el país llevan consignas que lo alaban.

Kim fue una fuente de fascinación dentro de la CIA, que entrevistó a sus amantes, trató de rastrear su paradero y psicoanalizó sus motivos. Y fue objeto de parodia en la cultura estadounidense.

Bajito y redondo, usaba zapatos con alzas, lentes de sol de gran tamaño y un peinado estilo bouffant, un estereotipo hollywoodense del loco dictador de la posguerra fría. El propio Kim estaba fascinado por el cine. Orquestó el secuestro de una actriz y un director, ambos surcoreanos, en un esfuerzo por construir una industria cinematográfica nacional. Se decía que tenía una biblioteca personal de 20.000 películas extranjeras, incluida la serie completa de James Bond, su favorita. Pero rara vez veía el mundo exterior, salvo por las ventanillas de su tren de lujo, que ocasionalmente lo llevaba a China.

Fue ridiculizado y denunciado. El presidente George W. Bush lo llamó & # 8220pygmy & # 8221 e incluyó a su país en el & # 8220 eje del mal & # 8221. Los libros para niños en Corea del Sur lo mostraban como un diablo rojo con cuernos y colmillos. Sin embargo, quienes lo conocieron se sorprendieron por su comportamiento serio y su conocimiento de los eventos más allá del reino ermitaño que controlaba.

& # 8220 Era una persona muy franca & # 8221, dijo Roh Moo-Hyun, quien como presidente de Corea del Sur & # 8217 se reunió con Kim en Pyongyang en 2007. & # 8220 Era el hombre más flexible de Corea del Norte & # 8221.

Y aunque presidió un país que estaba hambriento y quebrado, jugó su única carta, su programa de armas nucleares, brillantemente, primero desafiando los esfuerzos de la administración Bush para llevar a su país al borde del abismo, luego explotando la distracción de Estados Unidos con el guerra en Irak para cosechar suficiente combustible nuclear de su principal reactor nuclear en Yongbyon para producir el combustible para seis a ocho armas.

& # 8220Cuando se escriba la historia de esta era & # 8221, dijo Graham Allison, profesor de Harvard y experto en proliferación, & # 8220, la tarjeta de puntuación será Kim 8, Bush 0 & # 8221.

Pero si & # 8220 fue el mayor maestro de la supervivencia, contra todo pronóstico & # 8221, dijo Andrei Lankov, un experto en Corea del Norte en la Universidad Kookmin en Seúl, & # 8220 fue su propia gente quien pagó el precio, y el precio fue bastante alto. & # 8221

La política de Songun de Kim, o la política de "el ejército primero", prodigó los escasos recursos del país en el ejército, con 1,1 millones de efectivos en el mundo y el quinto más grande del mundo.

Pero a medida que la economía del Norte se contrajo, su aislamiento se profundizó. Posiblemente hasta 2 millones de personas - casi el 10 por ciento de la población & # 8212 murieron en una hambruna a mediados y finales de la década de 1990 provocada por la incompetencia y los desastres naturales. Una vez más rico que Corea del Sur, el Norte ahora tiene un ingreso nacional per cápita que es solo el 5.7 por ciento del del Sur rival.

Se cree que Kim nació en Siberia en 1941, cuando su padre estaba exiliado en la Unión Soviética. Pero en las cuentas oficiales de Corea del Norte, nació en 1942, en una cabaña.

Poco se sabe de su crianza, aparte de la declaración oficial de que se graduó en 1964 de la Universidad Kim Il Sung, una de las muchas instituciones, edificios y monumentos construidos para conmemorar a su padre. En ese momento, Corea del Norte estaba enredada en la Guerra Fría, y el joven Kim vio cómo se desarrollaban muchas crisis de cerca, incluida la incautación de Corea del Norte y el # 8217 del USS Pueblo, un barco espía de EE. UU., En 1968. Apareció episódicamente en eventos estatales. , rara vez hablando. Cuando lo hizo, reveló que tenía una voz aguda y poco del carisma despreocupado de su padre.

En su juventud y mediana edad, hubo historias sobre su estilo de vida de playboy. Hubo historias de comidas lujosas en un momento en que su país se moría de hambre & # 8212 su cocinero una vez escribió un libro después de dejar el país & # 8212 y su cabello ondulado y tacones levantados, junto con la pasión por los licores de las mejores marcas, lo convirtieron en el tope de bromas.

Kim hizo campaña por el poder sin descanso. Hizo una reverencia a su padre en el porche delantero todas las mañanas y se ofreció a poner los zapatos en los pies del padre mucho antes de que fuera elegido para el Politburó, a los 32 años, en 1974, dijo Hwang Jang Yop, un ex trabajador de Corea del Norte. 8217 Secretario del Partido que había sido un ayudante clave del régimen de Kim antes de su deserción a Seúl en 1997.

Después de sus problemas de salud en 2008, Kim nombró a su tercer hijo, Kim Jong Un, que se cree que tiene poco más de 20 años, para varios puestos clave del gobierno, lo que generó especulaciones de que él sería el sucesor.

Los mercados bursátiles asiáticos se movieron a la baja en medio de la noticia, lo que plantea la posibilidad de una mayor inestabilidad en la península de Corea dividida.


El líder norcoreano Kim Jong Il muere a los 69 años

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Il, murió de aparente insuficiencia cardíaca. Tenía 69 años.

En una "transmisión especial" el lunes desde la capital de Corea del Norte, los medios estatales dijeron que Kim murió en un tren debido a una "gran tensión mental y física" durante una "inspección de campo de alta intensidad" el sábado. Dijo que una autopsia realizada el domingo "confirmó completamente" el diagnóstico.

Kim Jong Il quería que su sucesor fuera su hijo, Kim Jong Un, que se cree que tiene poco más de 20 años. Pero no hubo noticias inmediatas sobre un nuevo líder en Corea del Norte.

Una foto oficial sin fecha muestra al exlíder norcoreano Kim Il Sung (derecha) con su hijo y eventual sucesor, Kim Jong Il. AFP / Getty Images ocultar leyenda

Una imagen oficial sin fecha muestra al exlíder norcoreano Kim Il Sung (derecha) con su hijo y eventual sucesor, Kim Jong Il.

Algunos calumniaron a Kim Jong Il como un dictador delirante y un excéntrico playboy responsable de la hambruna en el país y del terrorismo en el extranjero. Para otros, fue un sobreviviente político que logró mantenerse firme en un juego de póquer nuclear de alto riesgo con las grandes potencias mundiales.

Una base política

Los biógrafos oficiales de Kim dicen que nació en el monte Baekdu, el origen mítico de la raza coreana. De hecho, nació en 1942 en el Lejano Oriente ruso, donde su padre, Kim Il Sung, libraba una guerra de guerrillas contra la ocupación japonesa de Corea.

Dada la estatura y el carisma de Kim Il Sung como padre fundador de Corea del Norte, Kim Jong Il estuvo en desventaja desde el principio.

"Kim Jong Il ha sido más que un líder, pero menos que el líder totalitario que fue su padre, capaz de emitir diktats y hacer lo que quisiera hacer", dice Selig Harrison, investigador principal del Woodrow Wilson Center en Washington. DC Harrison se reunió dos veces con Kim Il Sung. Dice que Kim Jong Il no era el animal político nato que era su padre.

Kim Jong Il era hijo de la primera esposa de Kim Il Sung. Su segunda esposa quería que su hijo mayor fuera el heredero, no Kim Jong Il. Mientras tanto, muchos de la vieja guardia dentro del gobernante Partido de los Trabajadores sintieron que la sucesión dinástica de un Kim al siguiente era "no comunista".

"Creo que esto tuvo mucho que ver con convertirlo en un operador muy a la defensiva, muy manipulador y astuto que finalmente obtuvo el visto bueno de su padre como heredero, quien enfrentó una tremenda oposición dentro del Partido de los Trabajadores", dice.

Reemplazando a su padre

La muerte de su padre en 1994 puso a Kim en el centro de atención. Al año siguiente, el colapso económico sumió al país en aproximadamente tres años de hambruna que mató a más de 2 millones de personas.

B.R. Myers, jefe del departamento de estudios internacionales de la Universidad de Dongseo en Corea del Sur, dice que incluso con las muchas herramientas de represión del régimen, es sorprendente que Kim haya podido evitar un éxodo masivo de refugiados hambrientos.

Aquí se ve a Kim Jong Il mientras presenta a los miembros de su delegación al presidente ruso Vladimir Putin. AFP / Getty Images ocultar leyenda

Aquí se ve a Kim Jong Il mientras presenta a los miembros de su delegación al presidente ruso Vladimir Putin.

Myers dice que cuando Kim se hizo cargo del país en 1994, la economía ya estaba en caída libre y el país había perdido a su principal benefactor en la Unión Soviética.

"Cuando piensas que todos estábamos prediciendo la caída de Corea del Norte en uno o dos años en ese entonces, cuando piensas en lo bien que jugó esa carta durante su gobierno, es realmente extraordinario", dice Myers.

El difunto Hwang Jang Yop fue el mentor de Kim y un alto funcionario del Partido de los Trabajadores hasta que desertó a Corea del Sur en 1997. Después de eso, fue un duro crítico de sus antiguos jefes. Pero recordó que incluso en el apogeo de la hambruna, Kim contaba con una intensa lealtad de muchos norcoreanos. Hwang recordó haber visitado a un oficial de logística de Corea del Norte durante la crisis, el oficial dijo que estaban "bien para morir de hambre" por lealtad a Kim.

Kim respondió a la hambruna lanzando algunas reformas económicas limitadas, incluida la jangmadang, o mercados privados de alimentos y necesidades diarias que la economía estatal ya no podía satisfacer adecuadamente.

También intensificó el compromiso diplomático, lo que llevó a la primera cumbre intercoreana en 2000.

Kim Jong Il le da la mano a la exsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright, en la casa de huéspedes Pae Kha Hawon en Pyongyang, Corea del Norte, en 2000. David Guttenfelder / AP ocultar leyenda

Kim Jong Il le da la mano a la exsecretaria de Estado de los Estados Unidos, Madeleine Albright, en la casa de huéspedes Pae Kha Hawon en Pyongyang, Corea del Norte, en 2000.

En una entrevista de 2009, poco antes de su muerte, el ex presidente de Corea del Sur, Kim Dae-jung, recuerda que Kim, el dictador, era aborrecible, pero que Kim, el anfitrión de la cumbre, estaba muy lejos de la caricatura de los medios extranjeros de Kim como el Dr. Evil en un traje informal. , zapatos de plataforma y peinado bouffant.

Wendy Sherman, asesora especial del presidente Clinton sobre Corea del Norte, acompañó a la entonces secretaria de Estado Madeleine Albright a Pyongyang en 2001 y se reunió con Kim junto con el primer ministro sueco Goran Persson.

"Compartimos impresiones similares al conocerlo. Era inteligente y resolvía rápidamente los problemas", dice Sherman. "También es ingenioso y gracioso. Nuestra impresión general fue muy diferente de la forma en que lo conocían el mundo exterior".

Sherman se sentó junto a Kim en un estadio para ver un gran festival de baile sincronizado. Ella dice que se volvió hacia Kim y le dijo que tenía la sensación de que en otra vida, él era un "gran director".

"Claramente se deleitó mucho al armar estas actuaciones", dice ella. "Y él dice, sí, que le importaba mucho esto y que era dueño de todas las películas de los Premios de la Academia, las había visto todas y también tenía todas las películas de los partidos de baloncesto de la NBA de Michael Jordan y también las había visto".

Una Corea del Norte nuclear

Corea del Norte anunció que probó su primera bomba atómica en 2006. Pyongyang luego jugó la carta nuclear en un juego arriesgado. Prometió desarmarse, pero luego retrocedió si se sentía despreciado o quería más beneficios políticos y económicos a cambio.

El presidente George W. Bush calumnió a Kim como un "pigmeo moral" y colocó a Corea del Norte directamente en su llamado "Eje del Mal" junto con Irán e Irak.

Pyongyang señaló la retórica de Washington como evidencia de que Estados Unidos estaba preparado para atacar al Norte o buscar un cambio de régimen. Mientras tanto, Kim utilizó la amenaza de la hostilidad de Estados Unidos para desviar la atención nacional de las dificultades económicas.

Zhang Liangui, un experto en Corea del Norte en la Escuela Central del Partido del Partido Comunista Chino en Beijing, dice que la interpretación de Kim de sus oponentes regionales fue acertada y que fue eficaz en explotar las diferencias entre ellos.

"Corea del Norte es un país pequeño y débil, pero Kim pudo manipular tantos países grandes en su mano", dice Zhang. "Kim hizo que los otros países en las conversaciones a seis bandas bailaran a su ritmo, y no había nada que las otras partes pudieran hacer al respecto".


El líder norcoreano Kim Jong-il muere a los 69 años

HONG KONG (MarketWatch) - El líder norcoreano Kim Jong-il murió el sábado después de un ataque cardíaco masivo, según los medios estatales de la nación comunista. Tenía 69 años.

Una autopsia realizada el domingo confirmó la causa de la muerte, dijeron los informes, y Reuters agregó que el hijo del líder, Kim Jong-un, estaba a la cabeza de una larga lista de funcionarios que integraban el comité funerario.

Se esperaba que Kim Jong-un, que se creía que tenía veintitantos años, reemplazara a su padre como líder de la nación, al igual que Kim Jong-il había seguido a su padre, el fundador de la nación, Kim Il-sung, al poder.

La noticia de la muerte del dictador generó preocupaciones sobre el riesgo de inestabilidad política en el país, que tiene uno de los ejércitos más grandes del mundo y afirma tener armas nucleares en funcionamiento, así como en la región, y perjudica las existencias y monedas regionales, particularmente en Corea del Sur.

Corea del Sur, que ha compartido tensas relaciones con Corea del Norte durante gran parte de la historia de los dos países desde su división en 1948, puso a sus fuerzas armadas en alerta máxima de emergencia el lunes después de la noticia.

Los reguladores financieros de Corea del Sur también se reunieron para discutir los planes de contingencia, informó Dow Jones Newswires.

Los estrategas de B. de A. Merrill Lynch dijeron que, aparte de la reacción negativa inmediata del mercado, "el mayor riesgo es el aumento de la tensión si la sucesión de Kim Jong-il no se desarrolla sin problemas".

"Los intransigentes dentro del gobierno de Corea del Norte serán muy cautelosos a la hora de admitir cualquier signo de debilidad y aún pueden recurrir a la agresión militar para afirmar su status quo político", dijeron.

Los estrategas también dijeron que si bien Kim Jong-un es el sucesor designado, "su corta edad aumenta el riesgo de un proceso de sucesión disruptivo, aunque su anterior ascenso a la cima indicaría que ya se ha establecido un acto de equilibrio interno de compromiso".

Corea del Norte, llamada formalmente República Popular Democrática de Corea, tiene una fuerza militar en servicio activo de hasta 1,2 millones de efectivos, sustancialmente más de 680.000 en Corea del Sur, según el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Pero el gasto militar del país se estima en casi una cuarta parte de su producto nacional bruto. Según el World Factbook de la Agencia Central de Inteligencia, la producción económica de Corea del Norte se estimó en 40.000 millones de dólares en 2009, menos del 3% del PIB de 1.375 billones de dólares de Corea del Sur ese mismo año.

Un analista de Fitch Ratings dijo que la muerte de Kim Jong-il "en sí misma" no afectará la calificación soberana de Corea del Sur, pero sería negativo para el crédito del país si la situación en Corea del Norte se deteriorara sustancialmente, según un Dow. Informe de Jones Newswires.

Los mercados sufren

La noticia provocó una fuerte reacción de las acciones y divisas asiáticas, con el índice de referencia bursátil Kospi de Corea del Sur (0100) descendiendo brevemente hasta un 4,9% en Seúl, antes de recuperarse. El índice cerró con una baja del 3,4% a 1.776,93.

Otros mercados de valores extendieron sus pérdidas desde antes del anuncio de Corea del Norte, con el Nikkei Stock Average (NIK) de Japón cayendo un 1,3%. El Shanghai Composite de China (000001) terminó el día con una caída del 0,3% en 2.218,24, mientras que el índice Hang Seng (HSI) de Hong Kong bajó un 1,2% en las operaciones de la tarde.

"No hay duda de que los mercados estarán volátiles durante una semana o dos", escribió Erik Lueth, economista del Royal Bank of Scotland, en una nota a los clientes.

“Creemos que las posibilidades de una agresión militar son limitadas. . El régimen del Norte será espinoso durante los próximos meses, y debemos estar atentos a las señales de que se está retirando de los esfuerzos diplomáticos de bajo nivel para enmendar las barreras ”, dijo Lueth.

El dólar estadounidense DXY, -0,00% avanzó aún más frente a la mayoría de las principales monedas tras la noticia de la muerte de Kim Jong-il.

El dólar USDKRW, -0,40% estaba comprando 1.171,30 wones en las operaciones de la tarde asiática, en comparación con los 1.158,50 wones al principio de la sesión, pero más débil que el máximo del día de 1.180,15 wones por el dólar.

Frente a la unidad japonesa, el dólar USDJPY, el -0,08% estaba alcanzando los 77,92 yenes, frente a los 77,80 yenes al principio del día, pero también se había retirado del máximo de 78,17 yenes del día.

Kim Jong-il ocupó una serie de cargos en el Partido de los Trabajadores de Corea desde la década de 1960, antes de asumir el cargo de comandante supremo del Ejército Popular de Corea en la década de 1990, según un informe de noticias de Xinhua. Fue elegido secretario general del WPK en 1997.


5 cosas que el mundo más odia de Kim Jong Il

Después de 17 años de tumultuoso gobierno, el líder norcoreano Kim Jong Il murió el sábado a la edad de 69 años. El enigmático y voluble dictador, que llegó al poder cuando su padre, fundador de Corea del Norte, murió en 1994, fue uno de los más combativos. y déspotas coloridos en la historia moderna. Mientras el mundo debate lo que sigue para la aislada y asolada Corea del Norte, aquí hay un vistazo a cinco cosas que definieron el gobierno de Kim Jong Il:

1. Su autoridad absoluta e incuestionable"Quizás, no hay totalitarismo en el mundo que sea tan amplio como el de Corea del Norte", dice Michael Hirsh en Revista Nacional. "Algo así no ha existido desde la muerte de Stalin". La secreta nación comunista es notable por su aparente falta de disidentes. Aunque la calidad de vida de la mayoría de los norcoreanos es terrible, ningún trasfondo detectable está impulsando un levantamiento democrático. En ese sentido, Kim Jong Il fue "el dictador más exitoso de la historia moderna".

2. Su hábito de antagonizar abiertamente a Corea del SurAntes de suceder a su padre en 1994, Kim supuestamente ordenó un atentado con bomba en 1983 en Myanmar que mató a 17 altos funcionarios de Corea del Sur, y el atentado de 1987 contra un vuelo de Korean Air que mató a 115 pasajeros, dice Reuters. También se sospecha que Kim ordenó el hundimiento en marzo de 2010 de un barco militar surcoreano y, en noviembre de ese mismo año, el bombardeo de una isla controlada por Corea del Sur, dicen Barbara Demick y John M. Glionna en el Los Angeles Times. Inmediatamente después de la muerte de Kim, el presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak, puso al ejército del país en alerta máxima.

3. Su disposición a ignorar el hambre y la pobreza.Cuando Kim tomó el poder por primera vez, la economía comunista de Corea del Norte estaba en ruinas tras el final de la Guerra Fría y la consiguiente pérdida de sus socios comerciales. Luego, una hambruna devastadora en la década de 1990 provocó la muerte de aproximadamente un millón de norcoreanos. Incluso cuando la población sufría de pobreza y hambruna, Kim continuó con el mandato de "primero militar" de su padre, dice el Associated Pressy dedicó casi todos los escasos recursos del país a construir "el quinto ejército más grande del mundo".


Líder esquivo de Corea del Norte

En su juventud y mediana edad, hubo historias sobre su estilo de vida de playboy. Hubo historias de comidas lujosas en un momento en que su país se estaba muriendo de hambre (su cocinero escribió un libro después de dejar el país) y su cabello ondulado y tacones altos, junto con la pasión por los licores de las mejores marcas, lo convirtieron en el blanco de las bromas.

También se especuló que estuvo involucrado en el atentado con bomba en 1983 de una delegación política surcoreana en Birmania, y que había sabido, y tal vez había ordenado, el secuestro de ciudadanos japoneses. No se probó nada.

Washington puso a Corea del Norte en su lista de patrocinadores estatales del terrorismo después de que agentes norcoreanos colocaron una bomba que hizo estallar un avión de pasajeros surcoreano en 1987, siguiendo instrucciones de Kim, según uno de los agentes, que fue capturado con vida.

Kim hizo una campaña implacable por el poder. Hizo una reverencia a su padre en el porche delantero todas las mañanas y se ofreció a poner los zapatos en los pies del padre mucho antes de que fuera elegido para el Politburó, a los 32 años, en 1974, según una memoria de 2006 de Hwang Jang-yop, un ex Secretario del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte que fue un ayudante clave del régimen de Kim antes de su deserción a Seúl en 1997 (el Sr. Hwang murió en 2010).

"A una edad temprana, Kim Jong-il dominó la mecánica del poder", escribió Hwang en las memorias.

No fue hasta 1993, cuando la existencia de la planta nuclear de Yongbyon y las ambiciones nucleares de Corea del Norte se dieron a conocer públicamente, que el Sr. Kim pareció ser el sucesor indiscutible de su padre. Ese año, se convirtió en jefe de la Comisión de Defensa Nacional, la agencia más poderosa del Norte, a cargo de las fuerzas armadas.

En 1994, en un enfrentamiento con Estados Unidos, Corea del Norte amenazó con convertir sus reservas de combustible nuclear en bombas. Fue lo más cerca que estuvieron los dos países de la guerra desde el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea en 1953. El enfrentamiento se apagó cuando Kim Il-sung dio la bienvenida al ex presidente Jimmy Carter, quien empujó a Clinton y Kim a un acuerdo.

Sin embargo, al cabo de un mes, el fundador y Gran Líder del país murió. Muchos dudaron en ese momento de que el joven Kim se hiciera cargo. Había rumores de un golpe militar y teorías de que se le permitiría quedarse con sus coches rápidos y asociarse con los "animadores" europeos visitantes siempre que no intentara gobernar el país. Como gran parte de la inteligencia sobre Corea del Norte, resultó ser incorrecta.

El Sr. Kim tiene tres hijos, cualquiera de los cuales podría haberlo sucedido. Pero su vida hogareña es un misterio.

Su hijo mayor, Kim Jong-nam, habría sido la elección natural para sucederlo. Pero tenía una desventaja: su madre nunca se casó con el Sr. Kim. Desde su crisis de salud, en 2008, el Sr. Kim había estado preparando a su tercer hijo, Kim Jong-un, que se cree que tiene poco más de 20 años, para que sea su sucesor. Los informes de Corea del Norte el lunes sugirieron que Kim Jong-un estaba a cargo.

Kim consolidó el poder a fines de la década de 1990 y mostró su fuerza probando un misil norcoreano sobre Japón, lo que provocó el pánico en esa nación mucho más grande y poderosa. Fue a través de episodios como este que el Sr. Kim aprendió el verdadero poder: que podía chantajear su camino hacia la supervivencia.

Pero no pudo aprender a alimentar a su propia gente, y su país se volvió aún más dependiente de China para obtener alimentos y combustible y de donaciones “humanitarias” de Corea del Sur y Estados Unidos. En junio de 2000, Kim fue el anfitrión en Pyongyang, la capital del Norte, de la primera reunión cumbre con un presidente de Corea del Sur, Kim Dae-jung, desde que la península se dividió más de cinco décadas antes.

Presionando a Pyongyang

El líder surcoreano recibió el Premio Nobel de la Paz más tarde ese año, aunque su reputación pronto se vio manchada por las revelaciones de que una empresa surcoreana había pagado a los norcoreanos, y presumiblemente a su líder, para organizar el viaje.

Una vez que el presidente Bush asumió el cargo en enero de 2001, toda la cooperación entre Washington y Seúl sobre cómo tratar con Corea del Norte se detuvo estrepitosamente. Bush rechazó la "política del sol" de compromiso del Sur con Corea del Norte y puso fin a las conversaciones de la era Clinton que consideró un apaciguamiento peligroso.

Un esfuerzo concertado comenzó a llevar a Corea del Norte al borde del abismo y desencadenó un levantamiento contra el liderazgo de Kim Jong-il. En la medida en que Washington pudo, cortó el comercio de Corea del Norte, su acceso al efectivo y su capacidad para exportar armas y drogas. Bush llamó a Kim un "tirano" que "mata de hambre a su propia gente".

En octubre de 2002, la administración presentó a Corea del Norte pruebas de que había intentado en secreto eludir el acuerdo nuclear de 1994 con Estados Unidos comprando equipos para enriquecer uranio de Abdul Qadeer Khan, uno de los fundadores del programa de armas nucleares de Pakistán. La evidencia era sólida: Estados Unidos había rastreado los envíos con satélites espías, pero la C.I.A. exageró su confianza en que Corea del Norte estaba construyendo instalaciones nucleares secretas y separadas.

Eso condujo a una confrontación que cambió la naturaleza de la amenaza de Corea del Norte. El Sr. Kim ordenó la destitución de los inspectores de las Naciones Unidas que habían estado estacionados en Yongbyon. Estados Unidos presionó para que se pusiera fin a los envíos de combustible al Norte. En represalia, de enero a marzo de 2003, justo cuando el ejército de los Estados Unidos se dirigía hacia la invasión de Irak, el Sr. Kim hizo lo que su padre había estado tan cerca de hacer nueve años antes: anunció que estaba reprocesando barras de combustible gastado. en combustible de bomba.

Después de la invasión de Irak, no se vio a Kim durante casi dos meses; hubo informes de que se había escondido, pensando que era el próximo objetivo de Bush. Salió solo para comenzar otra confrontación en 2006, primero con una serie de pruebas de misiles, luego, en octubre, la primera prueba nuclear del Norte.

Some Asian and American officials interpreted Mr. Kim’s decision as a fit of pique because “six-party talks” — negotiations among North Korea, China, South Korea, Russia, the United States and Japan — were moving so slowly. Others said that Mr. Kim had simply learned from Saddam Hussein’s mistakes and determined that he would never face the United States without a nuclear weapon.

The test itself was something of a fizzle it ended with a sub-kiloton explosion, less than a tenth of the power of the bomb the United States dropped on Hiroshima in 1945. But Mr. Kim had made his point. He was condemned in the United Nations, and China briefly cut off oil and other trade. But within months the United States agreed on a new series of negotiations.

While there were many starts and stops, and disagreements over what it means to fully dismantle a nuclear program, in the summer of 2007 Mr. Kim agreed to stop the production of new nuclear fuel at Yongbyon. By then he presumably had all the weapons he needed.

The plant began to be dismantled, and in the summer of 2008 the Bush administration talked about starting up with Mr. Kim on the hardest negotiations of all, over the price of giving up North Korea’s nuclear arsenal. He died before the talks could seriously begin. .

As soon as President Obama came into office, Mr. Kim ordered a second nuclear test, this one more successful than the first. And he waited out the predictable hail of international condemnation. The move aborted efforts by Mr. Obama to engage with the North Koreans. And the next three years were spent with the United States and South Korea demanding the North live up to the denuclearization pledges it made during the Bush administration.

Instead, it did the opposite. In November 2010, the North Koreans showed a visiting American scientist from Stanford University, Siegfried Hecker, an apparently working uranium enrichment plant that the country had been building for years, and that the C.I.A. had missed, though the agency had been right about other secret facilities. The plant gave North Korea a new way to produce nuclear weapons, even as his people fell into another food shortage.

The same year, the North made two attacks against the South Korean military, sinking a ship and later shelling an island near Northern waters. The episodes caused the United States and South Korea to conduct new joint exercises, even while the Chinese, apparently fearing a complete collapse of the North Korean regime, increased its economic aid.

Despite his ill health, he was reported to have visited one of the units that attacked the South, to hand out medals, and recently managed one last visit to his benefactors in China. But it is unclear whether his son and presumed successor accompanied him on the trip.


North Korean leader Kim Jong Il dies

Kim Jong Il, the strangely antic and utterly ruthless heir to North Korea’s Stalinist dictatorship, died of an apparent heart attack Saturday, state media reported Monday. He was said to be 69.

During his reign, he menaced the world with his nuclear ambitions and presided over a famine that killed hundreds of thousands of his subjects.

Mr. Kim formally succeeded his father, Kim Il Sung, in 1994, less than three years after the collapse of North Korea’s longtime sponsor, the Soviet Union. With the end of Soviet trade subsidies and security guarantees, Mr. Kim found himself in charge of a broken and vulnerable country.

He plowed his nation’s scant resources into nuclear arms and attempts to build missiles capable of striking the West Coast of the United States, and he used what many North Korea watchers called nuclear blackmail to extract international aid in the form of fuel and food.

Mr. Kim had a knack for keeping the world on edge. North Korea shot ballistic missiles over Japan in 1998 and detonated a small nuclear device in 2006. It sold missiles to Iran, Syria and Pakistan, among other countries, stoking fears that North Korean-made weapons of mass destruction would find their way to terrorists.

In response to this volatile menace, President George W. Bush identified North Korea, along with Iran and Iraq, as part of an “axis of evil” in his 2002 State of the Union speech. From 1988 to October 2008 — when a new agreement was reached on nuclear inspections — North Korea kept company with Cuba, Iran, Sudan and Syria on the State Department’s list of state sponsors of terrorism.

In North Korea, Mr. Kim was relentlessly propagandized as “Dear Leader,” a name meant to evoke a benevolent force protecting the country from destructive outside influences. His father, dubbed “President for Eternity” after his death, had been “Great Leader.” The two men built a cult of personality that was dangerous to challenge.

Echoing his father’s policies, Mr. Kim tolerated no dissent, and a vast network of secret police and brutal labor camps enforced his rule. He restricted all travel abroad, and those caught trying to defect were severely punished.

During Mr. Kim’s reign, North Korea maintained one of the world’s largest standing armies, despite a famine from 1996 to 1999 that killed as many as 1 million people. Food shortages persisted because of the government’s reluctance to open the country to international aid organizations.

Like his father, Kim Il Sung — who founded the North Korean state, with Soviet patronage, after World War II — Mr. Kim put great emphasis on the doctrine of “juche,” or self-reliance. Experts said this accounted for his unpredictability when negotiating with other governments or with nongovernmental organizations that wanted to ship grain to hundreds of thousands of starving North Koreans.

North Korea’s treaty violations and its production of weapons-grade uranium and plutonium didn’t help the situation as they repeatedly disrupted disarmament-for-aid negotiations involving South Korea, the United States, Japan, China and Russia.

Very little is known for sure about Mr. Kim and his family, for reasons of state security. What glimmers have become available show a man accustomed to living in a kind of opulence known to very few, if any, other North Koreans.

He enjoyed fine cognac and cuisine and a harem of women dubbed his “Joy Brigade.” On a state visit to Moscow in 2001, he traveled by special armored train that did not spare the smallest luxury, including silver utensils, the finest Burgundy wine and entertainment provided by singing female conductors.

He was fond of bouffant hairdos, big-rim sunglasses and jumpsuits — a bizarre look that prompted the Economist magazine to feature him on its cover with the phrase “Greetings, Earthlings.”

Although Mr. Kim was reputedly an avid Internet user — while very few North Koreans seemed to have uninterrupted electrical power — his regime cultivated in its citizens a paranoid view of the outside world.

North Koreans were taught to fear invasion from the South, with whom the North has remained technically at war since 1950. Internally, he portrayed international aid groups as enemies paying tribute.

“Kim Jong Il developed nuclear weapons for regime security,” said Mike Breen, a Seoul-based author and journalist who has written about North Korea. “He posed no threat to world security in the popular understanding of the phrase. That is, he was not a madman with his finger on the trigger.

“He did, however, upset the international agreement on weapons of mass destruction by withdrawing from the United Nations pact which limits nuclear weapons to the five major powers.”

Breen offered two interpretations of North Korea’s nuclear development.

“One is that North Korea intended all along to be a nuclear power,” Breen said. “The other is that the country did it to develop a bargaining chip with the U.S. North Korea had for decades played off the Soviets and Chinese — brilliantly — for benefits.”

After the Soviet Union collapsed, Breen said, North Korea wanted to improve relations with the United States. “The U.S. rejected this advance,” he said, “refusing to even talk, and the North Koreans developed nuclear weapons to get American attention.”

Bruce Cumings, a University of Chicago history professor and an authority on North Korea, said Mr. Kim’s goal “was to sacrifice everything toward the end of regime survival.”

“From the standpoint of the leadership, they are still in power, the regime has survived,” Cumings added, “and so his legacy is a successful one for them — and deeply tainted for anyone else.”

Mr. Kim’s official biography is completely unreliable, combining the supernatural with traditional Korean mysticism.

North Koreans are told that Kim Jong Il was born Feb. 16, 1942, on Mount Paektu, North Korea’s tallest peak. Legend says that a magic swallow foretold his birth and that a double rainbow and new star in the heavens heralded his coming.

Many Western scholars believe that Mr. Kim was born Feb. 16, 1941, in the Siberian village of Vyatskoye, where his father was training for guerrilla warfare against the Japanese.

His mother, Kim Jong Sook, died during a pregnancy in the late 1940s, and a younger brother drowned in Pyongyang in 1947, after his father, newly installed by the Soviets, returned to Korea.

The numbers of Kim Il Sung’s and Kim Jong Il’s marriages and children are unverifiable.

The younger Kim is said to have had a long affair with and possible marriage to Sung Hae Rim, a North Korean movie actress who nurtured in him a lifelong fascination with the film industry.

His father forced him into a marriage with Kim Young Sook, the daughter of a high-ranking military officer, and with her he had at least one child. He had several children in the early 1980s with Ko Young Hee, a dancer in a state troupe. Most recently, he was reported to have married his personal secretary, Kim Ok.

After attending elite schools for children of revolutionaries, Kim Jong Il graduated in 1964 from Kim Il Sung University in Pyongyang.

He advanced rapidly in the ruling party, rising to chief of the Department of Propaganda and Agitation by the early 1970s. Little was heard from him in public until 1992, but Mr. Kim for decades “was the main actor behind the intensification of the Kim Il Sung personality cult,” Breen said, referring to Mr. Kim’s promotion of lavish construction projects to deify his father.

He became a member of the powerful Central Committee in 1980, and at the Party Congress that year, he was clearly designated as his father’s political heir. State media began calling him “the great successor to the revolutionary cause.”

Mr. Kim’s takeover in 1994 marked the first dynastic succession in a communist-ruled country. But unlike his father, the tall and commanding Kim Il Sung, he was without charisma.

Cumings called Mr. Kim a sullen recluse who “doesn’t like to meet people [and is] generally uncomfortable in the role that history dealt him.”

After his father’s death, Mr. Kim took the titles of chairman of the National Defense Committee and general secretary of the Korean Workers’ Party.

Once in control, Mr. Kim justified his inaction in the face of impending famine as in keeping with a three-year mourning period for his father. Breen said Mr. Kim managed to avoid “direct blame while demonstrating his loyalty to his father in a way that resonated with Korean tradition.”

Mr. Kim’s greatest struggle was with the North Korean economy, which stagnated after the withdrawal of Soviet aid. He made half-hearted attempts at privatization, including the private sale of grain, but he found those efforts posed too great a risk to his obsessive need for total control.

In 2000, he received South Korean President Kim Dae-jung in what appeared to be an attempt to begin normalizing relations between the two countries. But because of his displeasure with the United States, he delayed negotiations on opening rail lines between the countries and arranging reunions for families with members on opposite sides of the border.

Meanwhile, the North Korean leader constantly provoked his neighbors with aggressive behavior: the missile fired over Japan in 1998, for instance, or the naval battle that erupted in June 2002 between South and North Korean vessels in the Yellow Sea after several defections from North Korea.

Four South Koreans and as many as 30 North Koreans died in the 2002 naval engagement, an incident to which Mr. Kim offered a perplexing response. He issued a tirade about U.S. efforts to “push relations to the brink of war” and a note of congratulations about South Korea’s victory in a World Cup soccer match.

More recently, the North Koreans were blamed in 2010 for shelling South Korean territory called Yeonpyeong Island — which left two South Korean marines dead — and sinking the South Korean warship Cheonan, killing 46 sailors. The North Koreans reportedly acknowledged the shelling but denied the sinking. Some outside experts explained those actions as displays of might that were undertaken while a succession process was unfolding in Pyongyang.

Alexandre Y. Mansourov, who is a North Korea specialist at the Asia-Pacific Center for Security Studies in Honolulu and who has lived and studied in North Korea, once wrote that Kim “is not Satan, but his station in life is to be Devil’s advocate.”

“Now he has to repudiate his lifetime beliefs and achievements, scrap his father’s legacy, and reincarnate as a saint, if he were to reform, let alone to dismantle the North Korean Gulag and Pyongyang’s world of ‘1984,’ ” Mansourov wrote. “Kim Jong Il can adjust at the margins, but he is unlikely to abandon his core. For Kim Jong Il is a survivor, not a martyr.”


Más sobre esto.

In September 2010, Kim Jong Il unveiled his third son, the twenty-something Kim Jong Un, as his successor, putting him in high-ranking posts.

State media called Kim Jong Un the "great successor" to the nation's principles Monday, encouraging support for the heir-apparent.

It also said saying citizens must "respectfully revere" Kim Jong Un.

"At the leadership of comrade Kim Jong Un, we have to change sadness to strength and courage and overcome today's difficulties," it said.

Traffic in the North Korean capital was moving as usual Monday, but people in the streets were in tears as they learned the news of Kim's death. A foreigner contacted at Pyongyang's Koryo Hotel said hotel staff were in tears.

Asian stock markets moved lower amid the news, which raises the possibility of increased instability on the divided Korean peninsula.

South Korea's Kospi index was down 3.9 percent at 1,767.89 and Japan's Nikkei 225 index fell 0.8 percent to 8,331.00. Hong Kong's Hang Seng slipped 2 percent to 17,929.66 and the Shanghai Composite Index dropped 2 percent to 2,178.75.

Kim ruled North Korea with an iron fist for 17 years. He succeeded his father, revered North Korean founder Kim Il Sung, after the elder Kim's death in 1994. The nation remains one of the last remnants of the Cold War era, and is heavily isolated.

Kim maintained absolute control of his country and kept the world on edge with erratic decisions regarding the country's nuclear weapons program.

North Korean legend has it that Kim was born on Mount Paektu, one of Korea's most cherished sites, in 1942, a birth heralded in the heavens by a pair of rainbows and a brilliant new star. Soviet records, however, indicate he was born in Siberia in 1941.

The elder Kim fought for independence from Korea's colonial ruler, Japan, from a base in Russia for years. He returned to Korea in 1945, emerging as a communist leader and becoming North Korea's first leader in 1948.

He meshed Stalinist ideology with a cult of personality that encompassed him and his son. Their portraits hang in every building in North Korea, and every dutiful North Korean wears a Kim Il Sung lapel pin.

Kim Jong Il, a graduate of Pyongyang's Kim Il Sung University, was 33 when his father anointed him his eventual successor.

Even before he took over, there were signs the younger Kim would maintain -- and perhaps exceed -- his father's hard-line stance.

South Korea has accused Kim of masterminding a 1983 bombing that killed 17 South Korean officials visiting Burma, now known as Myanmar. In 1987, the bombing of a Korean Air flight killed all 115 people on board a North Korean agent who confessed to planting the device said Kim had ordered the downing of the plane.

When Kim came to power in 1994, he had been groomed for 20 years to become leader. He eventually took the posts of chairman of the National Defense Commission, commander of the Korean People's Army and head of the ruling Worker's Party. His father remained as North Korea's "eternal president."

He continued his father's policy of "military first," devoting much of the country's scarce resources to its troops -- even as his people suffered from a prolonged famine -- and built the world's fifth-largest military.

Kim also sought to build up the country's nuclear arms arsenal, leading to North Korea's first nuclear test, an underground blast conducted in October 2006. Another test came in 2009, prompting U.N. sanctions.

Alarmed, regional leaders negotiated a disarmament-for-aid pact that the North signed in 2007 and began implementing later that year. The process has since stalled, though diplomats are working to restart negotiations.

Following the famine, the number of North Koreans fleeing the country rose dramatically, with many telling tales of hunger, political persecution and rights abuses that North Korean officials emphatically denied.

Kim often blamed the U.S. for his country's troubles and his regime routinely derides Washington-allied South Korea as a puppet of the Western superpower.

Former U.S. President George W. Bush described Kim as a tyrant. "Look, Kim Jong Il is a dangerous person. He's a man who starves his people. He's got huge concentration camps. And . there is concern about his capacity to deliver a nuclear weapon," Bush said in 2005.

Defectors from North Korea describe Kim as an eloquent and tireless orator, primarily to the military units that form the base of his support.

He also made numerous trips to factories and other sites to offer what North Korea calls "field guidance." As recently as last week, the North's news agency reported on trips to a supermarket and a music and dance center.

"In order to run the center in an effective way, he said, it is important above all to collect a lot of art pieces including Korean music and world famous music," the Korean Central News Agency story read in part.

The world's best glimpse of the man came in 2000, when a liberal South Korean government's conciliatory "sunshine" policy toward the North culminated in the first-ever summit between the two Koreas. A second summit was held in 2007 with then South Korean President Roh Moo-hyun.

Kim was said to have wide interests, including professional basketball, cars and foreign films. He reportedly produced several films, mostly historical epics with an ideological tinge.

A South Korean film director claims Kim had him and his movie star wife kidnapped in the late 1970s, spiriting them to North Korea to make movies for a decade before they managed to escape during a trip to Austria.

Kim rarely traveled abroad and then only by train because of an alleged fear of flying, once heading all the way by luxury rail car to Moscow, indulging in his taste for fine food along the way.

One account of Kim's lavish lifestyle came from Konstantin Pulikovsky, a former Russian presidential envoy who wrote the book "The Orient Express" about Kim's train trip through Russia in July and August 2001.

Pulikovsky, who accompanied the North Korean leader, said Kim's 16-car private train was stocked with crates of French wine. Live lobsters were delivered in advance to stations.

A Japanese cook later claimed he was Kim's personal sushi chef for a decade, writing that Kim had a wine cellar stocked with 10,000 bottles, and that, besides sushi, Kim ate shark's fin soup -- a rare delicacy -- weekly.

"His banquets often started at midnight and lasted until morning. The longest lasted for four days," the chef, who goes by the pseudonym Kenji Fujimoto, was quoted as saying.

Kim is believed to have curbed his indulgent ways in recent years and looked slimmer in more recent video footage aired by North Korea's state-run broadcaster.

Disputing accounts that Kim was "peculiar," former U.S. Secretary of State Madeleine Albright characterized Kim as intelligent and well-informed, saying the two had wide-ranging discussions during her visits to Pyongyang when Bill Clinton was U.S. president. "I found him very much on top of his brief," she said.

Kim's marital status wasn't clear but he is believed to have married once and had at least three other companions. He had at least three sons with two women, as well as a daughter by a third.

His eldest son, Kim Jong Nam, who is about 40, is believed to have fallen out of favor with his father after he was caught trying to enter Japan on a fake passport in 2001 saying he wanted to visit Disney's Tokyo resort.

His two other sons by another woman, Kim Jong Chol and Kim Jong Un, are in their 20s. Their mother reportedly died several years ago.


Foreign Aid and Nuclear Testing

It is important to understand that much of Kim Jong Il&aposs persona is based on a cult of personality, meaning that legend and official North Korean government accounts describe his life, character, and actions in ways that promote and legitimize his leadership. Examples include his family&aposs nationalist revolutionary roots and claims that his birth was foretold by a swallow, the appearance of a double rainbow over Mount Paekdu, and a new star in the heavens. He is known to personally manage the country&aposs affairs and sets operational guidelines for individual industries. He is said to be arrogant and self-centered in policy decisions, openly rejecting criticism or opinions that differ from his. He is suspicious of nearly all of those who surround him and volatile in his emotions. There are many stories of his eccentricities, his playboy lifestyle, the lifts in his shoes and pompadour hairstyle that make him appear taller, and his fear of flying. Some stories can be verified while others are most likely exaggerated, possibly circulated by foreign operatives from hostile countries.

In the 1990s, North Korea went through a series of devastating and debilitating economic episodes. With the collapse of the Soviet Union in 1991, North Korea lost its main trading partner. Strained relations with China following China&aposs normalization with South Korea in 1992 further limited North Korea&aposs trade options. Record-breaking floods in 1995 and 1996 followed by drought in 1997 crippled North Korea&aposs food production. With only 18 percent of its land suitable for farming in the best of times, North Korea began experiencing a devastating famine. Worried about his position in power, Kim Jong Il instituted the Military First policy, which prioritized national resources to the military. Thus, the military would be pacified and remain in his control. Kim could defend himself from threats domestic and foreign, while economic conditions worsened. The policy did produce some economic growth and along with some socialist-type market practices𠅌haracterized as a "flirtation with capitalism"—North Korea has been able to remain operational despite being heavily dependent on foreign aid for food.

In 1994, the Clinton administration and North Korea agreed to a framework designed to freeze and eventually dismantle North Korea&aposs nuclear weapons program. In exchange, the United States would provide assistance in producing two power-generating nuclear reactors and supplying fuel oil and other economic aid. In 2000, the presidents of North Korea and South Korea met for diplomatic talks and agreed to promote reconciliation and economic cooperation between the two countries. The agreement allowed families from both countries to reunite and signaled a move toward increased trade and investment. For a time, it appeared that North Korea was reentering the international community.



Comentarios:

  1. Tojak

    Es el pensamiento simplemente excelente

  2. Abramo

    Además, ¿qué sigue a esto?

  3. Beverly

    Your thought is simply excellent

  4. Mecatl

    Compone normalmente

  5. Maukasa

    Mismo...

  6. Vujin

    Encuentro que no tienes razón. Estoy seguro. Lo discutiremos. Escribe en PM, nos comunicaremos.



Escribe un mensaje