Podcasts de historia

Van Buren y cuestiones seccionales

Van Buren y cuestiones seccionales


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Con diferentes medidas de éxito, Martin Van Buren intentó seguir un enfoque moderado en asuntos de interés regional, pero obtuvo poco apoyo público para estas acciones. Los eventos notables incluyeron los siguientes:

  • Continuó la Guerra Seminole de Jackson en los Everglades, pero ofendió a los norteños que temían que Florida se estuviera preparando para la estadidad como estado esclavista.
  • Se opuso activamente a la anexión de Texas, consciente de que se encenderían pasiones seccionales; esta furiosa fuerza de esclavitud en el sur
  • Completó la política de expulsión de Jackson de los nativos americanos en el sureste; en 1838-39, los cherokees se vieron obligados a desplazarse hacia el oeste a lo largo del "Sendero de las lágrimas".

Robert V. Remini (1921-2013)

A la edad de 80 años, Robert Vincent Remini pasó de ser profesor de historia a historiador público. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos había aprobado una legislación, presentada por un ex profesor de historia de la escuela secundaria, el Representante John Larson, para dirigir al Bibliotecario del Congreso para facilitar la redacción de una historia narrativa de la Cámara con fondos privados. Para cumplir con esta solicitud, Robert Remini fue nombrado académico visitante distinguido de la historia estadounidense en la Biblioteca del Congreso, donde pasó los siguientes tres años escribiendo The House (2006), una encuesta de 200 años que se basó en gran parte en sus muchas biografías de líderes políticos. El esfuerzo lo llevó a su nombramiento como historiador de la Cámara de Representantes, un giro inesperado después de su larga carrera docente en la Universidad de Illinois en Chicago.

Nacido en la ciudad de Nueva York, Bob Remini se graduó de la Universidad de Fordham en 1943. Había planeado ir a la facultad de derecho, pero durante sus tres años en la marina durante la Segunda Guerra Mundial pasó gran parte de su tiempo libre en barcos leyendo historia que regresó del servicio para estudiar historia en la escuela de posgrado en Columbia, recibiendo su doctorado en 1951. Por sugerencia de Richard Hofstadter, escribió su disertación sobre Martin Van Buren, que se convirtió en su primer libro, Martin Van Buren and the Making of the Democratic Fiesta (1959). Proporcionó un análisis de la construcción de coaliciones seccionales de las que el sombrío Van Buren emergió como el astuto operativo político detrás del movimiento político jacksoniano.

En 1948, Remini se casó con Ruth Kuhner, a quien había conocido en el jardín de infancia, y con quien permaneció casado hasta que ella murió en 2012. Tuvieron tres hijos: Robert, Elizabeth y Joan. Primero enseñó en la Universidad de Fordham durante una docena de años antes de mudarse a Chicago en 1965 para ser presidente del departamento de historia de la recién creada Universidad de Illinois en Chicago Circle. También fundó y dirigió el Instituto de Humanidades de la universidad.

Un educador popular, Remini también fue un autor prolífico. Había esperado escribir la biografía completa de Van Buren hasta que interviniera la figura más convincente de Andrew Jackson. Una serie de libros más breves, The Election of Andrew Jackson (1963), Andrew Jackson (1966) y Andrew Jackson and the Bank War (1967) condujeron a su épica, en varios volúmenes, La vida de Andrew Jackson: Andrew Jackson y el curso de American Empire (1977), Andrew Jackson y el curso de la libertad estadounidense (1981) y Andrew Jackson y el curso de la democracia estadounidense (1984), el último de los cuales ganó el Premio Nacional del Libro. En años posteriores, Remini continuó escribiendo sobre Jackson, abordando notablemente las cambiantes opiniones históricas de las políticas indias de Jackson. Sin excusar los puntos de vista de Jackson sobre raza y género, los colocó dentro de su tiempo y cultura.

Luego, su atención se centró en los oponentes políticos de Jackson. Escribió biografías de John Quincy Adams, Daniel Webster y Henry Clay, presentando su versión de los argumentos políticos de la Era Jacksoniana. Su último libro, Al borde del precipicio (2010), trata del Compromiso de Henry Clay de 1850 "que salvó a la Unión". A Remini le gustaba contar cómo una vez comenzó a pronunciar una dirección desde los escalones de la casa de Clay en Lexington, Kentucky, justo cuando un fuerte trueno envió a su audiencia a esconderse. Lo tomó como una señal de desaprobación del general Jackson.

Continuó su investigación y escritura después de convertirse en profesor emérito en 1991. Ese año también pronunció una conferencia sobre Andrew Jackson en la Casa Blanca. A lo largo de su carrera, recibió numerosos premios, entre ellos el Premio Carl Sandburg de la Biblioteca Pública de Chicago, el Premio de la Fundación Lyndon Baines Johnson, el Premio a la Libertad de la Sociedad Histórica del Capitolio y el Premio a la Distinción Académica de la Asociación Histórica Estadounidense (fue miembro de la AHA durante 63 años). años). También viajó como profesor invitado en la Universidad de Tecnología de Jilan en China, la Universidad de Richmond, la Universidad de Notre Dame y Wofford College. En 1997, fue nombrado Historiador de la Universidad y comenzó a trabajar en The University of Illinois at Chicago: A Pictorial History (2000), en coautoría con Fred Beuttler y Melvin Holli.

Remini se describió a sí mismo como "gratamente sorprendido" cuando el presidente de la Cámara de Representantes, J. Dennis Hastert, lo invitó a convertirse en historiador de la Cámara en 2005. Después de una década en la que el cargo estuvo vacante debido a diferencias ideológicas, Remini ayudó a restaurar su estatura profesional y no partidista. bien considerado por miembros de ambos partidos en ambas cámaras. El senador de Illinois Dick Durbin lo describió como "un gran historiador, una gran personalidad, con una sonrisa en su rostro cada minuto del día".

Como historiador de la Casa, respondió preguntas de los reporteros, condujo historias orales y dio charlas a estudiantes, maestros y otras personas curiosas sobre la "Casa del Pueblo". Bob Remini calificó sus experiencias de lidiar con el Congreso como incomparables. "Esta ha sido una oportunidad tan extraordinaria. No la daría por nada del mundo", le dijo a un periodista. "Cuando te adentras en el funcionamiento interno [del Congreso], cuando entras en la cámara y hablas con la gente y aprendes lo que están haciendo, realmente tienes la sensación de ser parte de la historia, no solo de escribir sobre ella. . "


Van Buren es una victoria contra las interpretaciones demasiado amplias de la CFAA y protege a los investigadores de seguridad

El Tribunal Supremo Van Buren La decisión de hoy anuló un precedente peligroso y aclaró el significado notoriamente ambiguo de "exceder el acceso autorizado" en la Ley de Abuso y Fraude Informático, la ley federal de delitos informáticos que se ha utilizado indebidamente para perseguir actividades en línea beneficiosas e importantes.

La decisión es una victoria para todos los usuarios de Internet, ya que afirmó que los servicios en línea no pueden usar las disposiciones penales de la CFAA para hacer cumplir las limitaciones sobre cómo o por qué usa su servicio, incluso para fines como recopilar pruebas de discriminación o identificar vulnerabilidades de seguridad. También rechazó el uso de inquietantes analogías del mundo físico y teorías legales para interpretar la ley, que en el pasado han dado lugar a algunos de sus abusos más peligrosos.

los Van Buren La decisión es especialmente una buena noticia para los investigadores de seguridad, cuyo trabajo para descubrir vulnerabilidades de seguridad es vital para el interés público, pero a menudo requiere acceder a las computadoras de formas que contravengan los términos de servicio. Según la lectura de la ley por parte del Departamento de Justicia, la CFAA permitió cargos penales contra personas por cualquier infracción de los términos de servicio del sitio web. Pero una mayoría de la Corte Suprema rechazó la interpretación del Departamento de Justicia. Y aunque el tribunal superior no redujo la CFAA tanto como le hubiera gustado a la EFF, dejando abierta la cuestión de si la ley requiere la elusión de una barrera de acceso tecnológico, proporcionó un buen lenguaje que debería ayudar a proteger a los investigadores, periodistas de investigación y otros.

La CFAA tipifica como delito “acceder intencionalmente a [] una computadora sin autorización o exceder [] el acceso autorizado, y así obtener []. . . información de cualquier computadora protegida ”, pero no define qué significa autorización para propósitos de exceder el acceso autorizado. En Van Buren, un ex oficial de policía de Georgia fue acusado de recibir dinero a cambio de buscar una matrícula en una base de datos de las fuerzas del orden. Esta era una base de datos a la que tenía derecho a acceder, y Van Buren fue acusado de exceder el acceso autorizado bajo la CFAA. El análisis del Undécimo Circuito había activado las políticas unilaterales del propietario de la computadora con respecto al uso de sus redes, lo que permitió a las partes privadas hacer que el EULA, TOS u otras políticas de uso sean ejecutables penalmente.

La Corte Suprema anuló acertadamente el Undécimo Circuito y sostuvo que exceder el acceso autorizado bajo la CFAA no abarca "violaciones de las restricciones de acceso basadas en circunstancias en las computadoras de los empleadores". Más bien, la prohibición del estatuto se limita a alguien que "accede a una computadora con autorización pero luego obtiene información ubicada en áreas particulares de la computadora, como archivos, carpetas o bases de datos, que están fuera de su alcance". El Tribunal adoptó un enfoque de “puertas arriba o abajo”: o tiene derecho a acceder a la información o no. Si necesita atravesar una puerta digital para entrar, la entrada es un delito, pero si se le permite pasar por una puerta abierta, no es un delito estar dentro.

Esto significa que las limitaciones de los términos de servicio de las partes privadas sobre cómo puede usar la información, o para qué fines puede acceder a ella, no son aplicadas penalmente por la CFAA. Por ejemplo, si puede ver anuncios de vivienda como usuario, no es un delito de piratería utilizarlos para su proyecto de investigación de prejuicio en la vivienda, incluso si el TOS lo prohíbe. Van Buren es una muy buena noticia para el escaneo de puertos, por ejemplo: siempre que la computadora esté abierta al público, no tiene que preocuparse por las condiciones de uso para escanear el puerto.

Si bien la decisión se centró en la interpretación del texto del estatuto, la Corte reforzó su conclusión con las preocupaciones de política planteadas por los amici, incluida una breve EFF presentada en nombre de los investigadores de seguridad informática y las organizaciones que los emplean y apoyan. Vale la pena citar en profundidad la explicación de la Corte:

Si la cláusula de "excede el acceso autorizado" penaliza cada violación de una política de uso de computadoras, entonces millones de ciudadanos que de otra manera respetan la ley son criminales. Toma el lugar de trabajo. Los empleadores suelen afirmar que las computadoras y los dispositivos electrónicos solo se pueden usar con fines comerciales. Entonces, en la lectura del estatuto por parte del Gobierno, un empleado que envía un correo electrónico personal o lee las noticias usando su computadora de trabajo ha violado la CFAA. O considere Internet. Muchos sitios web, servicios y bases de datos…. autorizar el acceso de un usuario solo si está de acuerdo en seguir los términos de servicio especificados. Si la cláusula "excede el acceso autorizado" abarca violaciones de las restricciones de acceso basadas en circunstancias en las computadoras de los empleadores, es difícil ver por qué no abarcaría también las violaciones de tales restricciones en las computadoras de los proveedores de sitios web. Y de hecho, numerosos amici explican por qué la lectura del gobierno criminalizaría todo, desde embellecer un perfil de citas en línea hasta usar un seudónimo en Facebook.

Este análisis muestra que la Corte reconoció el tremendo peligro de una CFAA demasiado amplia y rechazó explícitamente los argumentos del Gobierno para retener amplios poderes, atenuados solo por su discreción fiscal.

Sin resolver: si las infracciones de la CFAA requieren limitaciones técnicas de acceso

La decisión de la Corte se limitó en un aspecto importante. En una nota a pie de página, la Corte dejó como una pregunta abierta si la restricción de acceso exigible significaba solo "limitaciones tecnológicas (o 'basadas en códigos') en el acceso, o en cambio también busca límites contenidos en contratos o políticas", lo que significa que la opinión ni adoptado ni rechazado ninguno de los dos caminos. EFF ha argumentado en los tribunales y en los esfuerzos de reforma legislativa durante muchos años que no es un delito de piratería informática sin piratería a través de una defensa tecnológica.

Esta nota al pie es un poco extraña, ya que la mayor parte de la opinión mayoritaria parece apuntar hacia la ley que requiere que alguien derrote las limitaciones tecnológicas de acceso y arroja sombra sobre la criminalización de las violaciones de los TOS. En la mayoría de los casos, el alcance de su acceso una vez en una computadora es definido por la tecnología, como una lista de control de acceso o un requisito para volver a ingresar una contraseña. El profesor Orin Kerr sugirió que esto puede haber sido una limitación necesaria para construir la mayoría de seis jueces.

Más tarde en el Van Buren opinión, la Corte rechazó un argumento del Gobierno de que una regla en contra de “ usando una base de datos confidencial para un propósito que no sea de aplicación de la ley "debe tratarse como una restricción de acceso ejecutable penalmente, diferente de" usando información de la base de datos con un propósito que no sea de aplicación de la ley ”(énfasis en el original). Esto tiene sentido bajo el enfoque de “puertas arriba o abajo” adoptado por la Corte. Junto con las cuestiones de política que el Tribunal reconoció con respecto a la aplicación de los términos de servicio citados anteriormente, esto nos ayuda a comprender la nota al pie de limitación, lo que sugiere que escribir inteligentemente un TOS no convertirá fácilmente en una regla condicional sobre por qué puede acceder o qué puede hacer con la información más adelante. , en una restricción de acceso ejecutable penalmente.

No obstante, dejar la cuestión abierta significa que tendremos que litigar si un contrato o una póliza escrita puede constituir una restricción de acceso en los próximos años y bajo qué circunstancias. Por ejemplo, en Facebook contra Power Ventures , el Noveno Circuito determinó que una carta de cese y desistimiento que eliminaba la autorización era suficiente para crear una violación de la CFAA para un acceso posterior, aunque una violación de los términos de Facebook por sí sola no lo era. Los proveedores de servicios probablemente argumentarán que este es el tipo de restricción de acceso no técnica que quedó sin resolver por Van Buren.

La interpretación estricta de la CFAA de la corte debería ayudar a los investigadores de seguridad

A pesar de que la opinión de la mayoría dejó sin resolver esta importante cuestión de la CFAA, la decisión aún ofrece mucho lenguaje que será útil para casos posteriores sobre el alcance del estatuto. Eso es porque el Van Buren El enfoque de la mayoría en las definiciones técnicas de la CFAA, y los tipos de acceso a la computadora que la ley restringe, debería brindar orientación a los tribunales inferiores que reducen el alcance de la ley.

Esta es una victoria porque las amplias interpretaciones de la CFAA en el pasado a menudo han disuadido o enfriado la investigación de seguridad y el periodismo de investigación importantes. La CFAA puso estas actividades en peligro legal, en parte, porque los tribunales a menudo luchan con el uso de conceptos legales no digitales y analogías físicas para interpretar el estatuto. De hecho, uno de los principales desacuerdos entre los Van Buren mayoría y desacuerdo es si la CFAA debe interpretarse en función de las doctrinas de la ley de propiedad física, como la entrada ilegal y el robo.

La opinión mayoritaria dictaminó que, en principio, el acceso a las computadoras es diferente del mundo físico precisamente porque la CFAA contiene muchos términos y definiciones técnicos. “Al interpretar los estatutos, los tribunales toman nota de los términos que tienen 'significados técnicos'”, escribió la mayoría.

La regla es particularmente cierta para la CFAA porque se centra en el uso malintencionado de computadoras y las intrusiones, escribió la mayoría. Por ejemplo, el término "acceso" en el contexto del uso de la computadora tiene su propio significado específico y bien establecido: "En el contexto de la informática, 'acceso' hace referencia al acto de ingresar a un 'sistema' informático en sí mismo o una 'parte particular de un sistema informático ', como archivos, carpetas o bases de datos ". Con base en esa definición, la restricción de "exceder el acceso autorizado" de la CFAA debe limitarse a prohibir "el acto de ingresar a una parte del sistema a la que un usuario de computadora no tiene privilegios de acceso".

La mayoría también reconoció que las partes de la CFAA que definen el daño y la pérdida se basan en el daño a los archivos y datos informáticos, en lugar de un daño general no digital, como la entrada ilegal a la propiedad de otra persona: “Las definiciones legales de 'daño' y ' pérdida ', por lo tanto, se centran en los daños tecnológicos, como la corrupción de archivos, del tipo que los usuarios no autorizados causan a los sistemas y datos informáticos ”, escribió la Corte. Esto es importante porque las pérdidas y los daños son requisitos previos para las reclamaciones civiles de la CFAA, y la capacidad de las entidades privadas para hacer cumplir la CFAA ha sido una amenaza que disuade la investigación de seguridad cuando las empresas prefieren que sus vulnerabilidades sigan siendo desconocidas para el público.

Debido a que las definiciones de pérdida y daños de la CFAA se centran en el daño a archivos, sistemas o datos informáticos, la mayoría escribió que "no están adaptados, sin embargo, para remediar el 'uso indebido' de información sensible a la que los empleados pueden acceder de manera permisible usando sus computadoras".

El Tribunal Supremo Van Buren La decisión limita correctamente la prohibición de la CFAA de "exceder el acceso autorizado" a prohibir que alguien acceda a archivos, servicios u otras partes de la computadora en particular que de otro modo estarían fuera de su alcance. Y la revocación del Tribunal de la decisión del Undécimo Circuito que permitía la responsabilidad de la CFAA en base a que alguien violara los términos de servicio de un sitio web o las restricciones de uso de la computadora por parte de un empleador garantiza que gran parte del uso legítimo e importante de la computadora no sea un delito.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer para garantizar que las leyes sobre delitos informáticos no se utilicen de forma indebida contra investigadores, periodistas, activistas y usuarios habituales de Internet. Como defensores desde hace mucho tiempo de las interpretaciones demasiado amplias de la CFAA, EFF continuará liderando los esfuerzos para presionar a los tribunales y legisladores para que reduzcan aún más la CFAA y las leyes estatales similares de delitos informáticos para que ya no se puedan usar indebidamente.


Carrera política: Senado y vicepresidencia

En 1812, Van Buren se postuló para un escaño en el Senado de Nueva York en la campaña electoral, se opuso al Banco de los Estados Unidos y apoyó la guerra inminente con Gran Bretaña por los derechos marítimos. Fue elegido por estrecho margen y cumplió dos mandatos (1812–20). Durante su mandato también fue nombrado fiscal general del estado, ocupando ese cargo desde 1815 hasta 1819.

Van Buren desarrolló una reputación como un político talentoso, y su habilidad fue evidente cuando creó Albany Regency, una organización política informal en el estado de Nueva York que era un prototipo de la maquinaria política moderna. Se convirtió en una fuerza poderosa en la política estatal y ayudó a asegurar la elección de Van Buren al Senado de los Estados Unidos en 1821. Van Buren, quien se consideraba un discípulo de Thomas Jefferson, era miembro de la facción jeffersoniana del Partido Republicano. Apoyó la doctrina de los derechos de los estados, se opuso a un gobierno federal fuerte y desaprobó las mejoras internas patrocinadas por el gobierno federal. Después de que John Quincy Adams fuera elegido presidente en 1824, Van Buren reunió a una coalición diversa de republicanos jeffersonianos, incluidos seguidores de Andrew Jackson, William H. Crawford y John C. Calhoun, para fundar un nuevo partido político, que pronto fue nombrado el Partido Democrático.

En 1828, Van Buren renunció a su escaño en el Senado y se postuló con éxito para gobernador de Nueva York. Sin embargo, renunció a la gobernación en 12 semanas para convertirse en presidente. Secretario de Estado de Andrew Jackson. En este cargo fue criticado por expandir el sistema de patrocinio político, aunque algunos historiadores posteriores consideraron injusta la crítica. Al renunciar como secretario de estado en 1831 para permitir la reorganización del gabinete, se desempeñó brevemente como ministro en Gran Bretaña.

En 1832, Van Buren fue nominado a la vicepresidencia por la primera convención nacional del Partido Demócrata y reemplazó a John C. Calhoun como presidente. Compañero de fórmula de Jackson. Los dos hombres corrieron en una plataforma que se oponía a la continuación del funcionamiento del Banco de Estados Unidos. Derrotaron fácilmente la candidatura republicana nacional de Henry Clay y John Sergeant.


10.3 La crisis de la anulación y la guerra bancaria

La crisis sobre el Arancel de 1828 continuó en la década de 1830 y puso de relieve una de las corrientes de la democracia en la Era de Jackson: a saber, que muchos sureños creían que una mayoría democrática podría ser perjudicial para sus intereses. Estos sureños se vieron a sí mismos como una minoría en conflicto y reclamaron el derecho de los estados a anular las leyes federales que parecían amenazar la soberanía estatal. Otro trasfondo fue el resentimiento y la ira de la mayoría contra los símbolos del privilegio de la élite, especialmente las instituciones financieras poderosas como el Segundo Banco de los Estados Unidos.

LA CRISIS DE NULIFICACIÓN

El Arancel de 1828 había llevado al vicepresidente Calhoun a escribir su "Exposición y protesta de Carolina del Sur", en la que argumentó que si una mayoría nacional actuaba en contra de los intereses de una minoría regional, los estados individuales podían anular —o anular— la ley federal. A principios de la década de 1830, la batalla por los aranceles adquirió una nueva urgencia a medida que el precio del algodón continuaba cayendo. En 1818, el algodón costaba treinta y un centavos la libra. Para 1831, se había hundido a ocho centavos la libra. Si bien la producción de algodón se había disparado durante este tiempo y este aumento contribuyó a la caída de los precios, muchos sureños culparon de sus problemas económicos directamente al arancel por aumentar los precios que tenían que pagar por los productos importados mientras sus propios ingresos se reducían.

El resentimiento por el arancel se vinculó directamente con el tema de la esclavitud, porque el arancel demostraba el uso del poder federal. Algunos sureños temían que el gobierno federal tomara medidas adicionales contra el Sur, incluida la abolición de la esclavitud. La teoría de la anulación, o la anulación de leyes federales no deseadas, proporcionó a los ricos esclavistas, que eran una minoría en los Estados Unidos, un argumento para resistir al gobierno nacional si actuaba en contra de sus intereses. James Hamilton, quien se desempeñó como gobernador de Carolina del Sur a principios de la década de 1830, denunció la "mayoría despótica que nos oprime". La anulación también planteó el fantasma de que los estados agraviados por la secesión a merced de una mayoría agresiva se verían obligados a abandonar la Unión.

Sobre el tema de la anulación, Carolina del Sur se mantuvo sola. Otros estados del sur se alejaron de lo que vieron como el extremismo detrás de la idea. El presidente Jackson no dio prioridad a la derogación del arancel de 1828 y negó los argumentos de los anuladores. Él y otros, incluido el ex presidente Madison, argumentaron que el Artículo 1, Sección 8 de la Constitución otorgaba al Congreso el poder de "establecer y recaudar impuestos, aranceles, impuestos e impuestos especiales". Jackson se comprometió a proteger a la Unión contra aquellos que intentarían destrozarla por la cuestión de los aranceles. “Se preservará la unión”, declaró en 1830.

Para hacer frente a la crisis, Jackson abogó por una reducción de los tipos arancelarios. El Arancel de 1832, aprobado en el verano, redujo las tarifas de algunos productos como los importados, una medida diseñada para calmar a los sureños. Sin embargo, no tuvo el efecto deseado y los anuladores de Calhoun aún reclamaron su derecho a invalidar la ley federal. En noviembre, Carolina del Sur aprobó la Ordenanza de Anulación, declarando nulos y sin efecto los aranceles de 1828 y 1832 en el estado de Palmetto. Jackson respondió, sin embargo, declarando en la Proclamación de Anulación de diciembre de 1832 que un estado no tenía el poder de anular una ley federal.

Con los estados y el gobierno federal en un punto muerto, la guerra civil parecía una posibilidad real. El siguiente gobernador de Carolina del Sur, Robert Hayne, pidió una fuerza de diez mil voluntarios (Figura 10.9) para defender al estado contra cualquier acción federal. Al mismo tiempo, los habitantes de Carolina del Sur que se oponían a los anuladores le dijeron a Jackson que ocho mil hombres estaban listos para defender la Unión. El Congreso aprobó el Force Bill de 1833, que otorgó al gobierno federal el derecho a utilizar tropas federales para garantizar el cumplimiento de la ley federal. La crisis, o al menos la perspectiva de un conflicto armado en Carolina del Sur, fue atenuada por el Arancel de Compromiso de 1833, que redujo considerablemente los aranceles. Los anuladores en Carolina del Sur lo aceptaron, pero en una medida que demostró su inflexibilidad, anularon el Force Bill.

La Crisis de la Anulación ilustró las crecientes tensiones en la democracia estadounidense: una minoría agraviada de la élite, ricos esclavistas que se oponen a la voluntad de una mayoría democrática, una división seccional emergente entre el Sur y el Norte sobre la esclavitud y un enfrentamiento entre quienes creían en el libre comercio y aquellos que creían en aranceles protectores para estimular el crecimiento económico de la nación. Estas tensiones colorearían las próximas tres décadas de política en Estados Unidos.

LA GUERRA BANCARIA

El Congreso estableció el Banco de los Estados Unidos en 1791 como un pilar clave del programa financiero de Alexander Hamilton, pero su estatuto de veinte años expiró en 1811. El Congreso, influido por la hostilidad de la mayoría hacia el banco como institución que atiende a la élite adinerada, hizo No renovar la carta en ese momento. En su lugar, el Congreso aprobó un nuevo banco nacional, el Segundo Banco de los Estados Unidos, en 1816. También tenía un estatuto de veinte años, que expiraría en 1836.

El Segundo Banco de Estados Unidos fue creado para estabilizar el sistema bancario. En 1816 existían más de doscientos bancos en los Estados Unidos y casi todos emitían papel moneda. En otras palabras, los ciudadanos se enfrentaron a una confusión desconcertante de papel moneda sin valor estándar. De hecho, el problema del papel moneda había contribuido significativamente al Pánico de 1819.

En la década de 1820, el banco nacional se mudó a un magnífico edificio nuevo en Filadelfia. Sin embargo, a pesar de la aprobación del Segundo Banco de los Estados Unidos por parte del Congreso, muchas personas continuaron viéndolo como una herramienta de los ricos, una fuerza antidemocrática. El presidente Jackson era uno de los que había enfrentado sus propias crisis económicas durante sus días de especulación con la tierra, una experiencia que lo había inquietado por el papel moneda. Para Jackson, la moneda fuerte, es decir, oro o plata, era la alternativa mucho mejor. Al presidente tampoco le agradaba personalmente el director del banco, Nicholas Biddle.

Una gran parte del atractivo de la democracia de masas para los políticos fue la oportunidad de capturar la ira y el resentimiento de los estadounidenses comunes y corrientes contra lo que consideraban los privilegios de unos pocos. Uno de los principales oponentes del banco fue Thomas Hart Benton, un senador de Missouri, quien declaró que el banco servía "para hacer más ricos a los ricos y más pobres a los pobres". Las declaraciones engreídas de Biddle, quien afirmó tener más poder que el presidente Jackson, ayudaron a alimentar sentimientos como los de Benton.

En la campaña de reelección de 1832, los opositores de Jackson en el Congreso, incluido Henry Clay, esperaban aprovechar su apoyo al banco. En enero de 1832, presionaron para que se aprobara una legislación que lo reestructurara, a pesar de que su carta constitutiva no estaba programada para expirar hasta 1836. Cuando el proyecto de ley para la reestructuración fue aprobado y llegó al presidente Jackson, usó su autoridad ejecutiva para vetar la medida. .

La derrota del Segundo Banco de los Estados Unidos demuestra la capacidad de Jackson para concentrarse en los temas específicos que despertaron a la mayoría democrática. Jackson comprendió la ira y la desconfianza de la gente hacia el banco, que se erigió como un emblema de privilegio especial y gran gobierno. Utilizó hábilmente esa percepción a su favor, presentando la cuestión bancaria como una lucha de la gente común contra una clase élite rapaz que no se preocupaba por el público y perseguía solo sus propios fines egoístas. Como Jackson lo describió, la suya fue una batalla por el gobierno pequeño y los estadounidenses comunes. Su postura contra lo que los opositores a los bancos llamaban el “banco monstruo” resultó muy popular, y la prensa demócrata lo enalteció por ello (Figura 10.10). En la elección de 1832, Jackson recibió casi el 53 por ciento del voto popular contra su oponente Henry Clay.

El veto de Jackson fue solo una parte de la guerra contra el "banco monstruo". En 1833, el presidente retiró los depósitos del banco nacional y los colocó en bancos estatales. Biddle, el director del banco, tomó represalias restringiendo los préstamos a los bancos estatales, lo que resultó en una reducción de la oferta monetaria. La agitación financiera solo aumentó cuando Jackson emitió una orden ejecutiva conocida como Specie Circular, que requería que las ventas de tierras occidentales se realizaran solo con oro o plata. Desafortunadamente, esta política resultó ser un desastre cuando el Banco de Inglaterra, la fuente de gran parte de las divisas tomadas en préstamo por las empresas estadounidenses, recortó drásticamente los préstamos a los Estados Unidos. Sin el flujo de moneda fuerte de Inglaterra, los depositantes estadounidenses drenaron el oro y la plata de sus propios bancos nacionales, lo que hizo que escasearan las monedas fuertes. Además de la angustia económica de finales de la década de 1830, los precios del algodón se desplomaron, lo que contribuyó a una crisis financiera llamada el pánico de 1837. Este pánico económico resultaría políticamente útil para los oponentes de Jackson en los próximos años y Van Buren, presidente electo en 1836, pagaría el precio de las preferencias en moneda fuerte de Jackson.

WHIGS

El veto de Jackson al banco y su Specie Circular ayudaron a impulsar a las fuerzas de oposición en un nuevo partido político, los Whigs, una facción que comenzó a formarse en 1834. El nombre era significativo. Los oponentes de Jackson lo veían como ejerciendo un poder tiránico, por lo que eligieron el nombre. Whig después del partido político del siglo XVIII que resistió el poder monárquico del rey Jorge III. Una caricatura política apodó al presidente “Rey Andrés el Primero” y mostraba a Jackson de pie sobre la Constitución, que ha sido hecha trizas (Figura 10.11).

Los whigs defendieron un gobierno federal activo comprometido con las mejoras internas, incluido un banco nacional. Hicieron su primera aparición nacional en las elecciones presidenciales de 1836, una contienda que enfrentó al sucesor elegido a dedo de Jackson, Martin Van Buren, contra un campo de varios candidatos Whig. De hecho, el amplio campo de candidatos Whig indicó la falta de organización del nuevo partido en comparación con los demócratas. Esto ayudó a Van Buren, quien triunfó en el Colegio Electoral. Como los efectos del pánico de 1837 continuaron sintiéndose durante años, la prensa Whig culpó de la crisis económica a Van Buren y los demócratas.

Haga clic y explore

Explore una colección de caricaturas políticas de la década de 1830 de la Biblioteca del Congreso de las páginas de Harper's Weekly para obtener más información sobre cómo el público veía a Andrew Jackson en esa época.


John Quincy Adams por la defensa

Para defender a los africanos frente a la Corte Suprema, Tappan y sus compañeros abolicionistas reclutaron al ex presidente John Quincy Adams, que en ese momento tenía 73 años y era miembro de la Cámara de Representantes. Adams había argumentado (y ganado) anteriormente un caso ante el tribunal más alto de la nación y también era una voz fuerte en contra de la esclavitud en el Congreso, habiendo derogado con éxito una regla que prohíbe los debates sobre la esclavitud en la Cámara de Representantes.

En una larga discusión que comenzó el 24 de febrero, Adams acusó a Van Buren de abusar de sus poderes ejecutivos y defendió el derecho de los africanos a luchar por su libertad a bordo del Amistad. At the heart of the case, Adams argued, was the willingness of the United States to stand up for the ideals upon which it was founded. “The moment you come to the Declaration of Independence, that every man has a right to life and liberty, an inalienable right, this case is decided," Adams said. "I ask nothing more in behalf of these unfortunate men, than this Declaration.”


Later Senate Career

Webster returned to the U.S. Senate in 1845. He had tried to secure the Whig nomination for president in 1844 but lost to longtime rival Henry Clay. In 1848, Webster lost another attempt to get the nomination when the Whigs nominated Zachary Taylor, a hero of the Mexican War.

Webster was opposed to the spread of enslavement to new American territories. In the late 1840s, however, he began supporting compromises proposed by Henry Clay to keep the Union together. In his last major action in the Senate, he supported the Compromise of 1850, which included the Fugitive Slave Act that was highly unpopular in New England.

Webster delivered a highly anticipated address during Senate debates—later known as the Seventh of March Speech—in which he spoke in favor of preserving the Union. Many of his constituents, deeply offended by parts of his speech, felt betrayed by Webster. He left the Senate a few months later, when Millard Fillmore, who had become president after the death of Zachary Taylor, appointed him as Secretary of State.

In May 1851, Webster rode along with two New York politicians, Senator William Seward and President Millard Fillmore, on a train trip to celebrate the new Erie Railroad. At every stop across New York State crowds gathered, mostly because they were hoping to hear a speech by Webster. His oratory skills were such that he overshadowed the president.

Webster tried again to be nominated for president on the Whig ticket in 1852, but the party chose General Winfield Scott at a brokered convention. Angered by the decision, Webster refused to support Scott's candidacy.


Contenido

Van Buren was born as Maarten Van Buren [4] on December 5, 1782, in Kinderhook, New York, about 20 miles (32 km) south of Albany on the Hudson River.

His father, Abraham Van Buren, was a descendant of Cornelis Maessen, a native of Buurmalsen, Netherlands who had emigrated to New Netherland in 1631 and purchased a plot of land on Manhattan Island. [5] [6] Abraham Van Buren had been a Patriot during the American Revolution, [7] [8] and he later joined the Democratic-Republican Party. [9] He owned an inn and tavern in Kinderhook and served as Kinderhook's town clerk for several years. In 1776, he married Maria Hoes (or Goes) Van Alen (1746-1818) in the town of Kinderhook, also of Dutch extraction and the widow of Johannes Van Alen (1744-c. 1773). She had three children from her first marriage, including future U.S. Representative James I. Van Alen. Her second marriage produced five children, of which Martin was the third. [10]

Van Buren received a basic education at the village schoolhouse, and briefly studied Latin at the Kinderhook Academy and at Washington Seminary in Claverack. [11] [12] Van Buren was raised speaking primarily Dutch, and learned English at school as of 2021, [update] he remains the only President whose first language was not English. [13] Also during his childhood, Van Buren learned at his father's inn how to interact with people from varied ethnic, income, and societal groups, which he used to his advantage as a political organizer. [14] His formal education ended in 1796, when he began reading law at the office of Peter Silvester and his son Francis. [15]

Van Buren, at 5 feet 6 inches (1.68 m) tall, was small in stature, and affectionately nicknamed "Little Van". [16] When he began his legal studies he wore rough, homespun clothing, [17] causing the Silvesters to admonish him to pay greater heed to his clothing and personal appearance as an aspiring lawyer. He accepted their advice, and subsequently emulated the Silvesters' clothing, appearance, bearing, and conduct. [18] [19] Despite Kinderhook's strong affiliation with the Federalist Party, of which the Silvesters were also strong supporters, Van Buren adopted his father's Democratic-Republican leanings. [20] The Silvesters and Democratic-Republican political figure John Peter Van Ness suggested that Van Buren's political leanings constrained him to complete his education with a Democratic-Republican attorney, so he spent a final year of apprenticeship in the New York City office of John Van Ness's brother William P. Van Ness, a political lieutenant of Aaron Burr. [21] Van Ness introduced Van Buren to the intricacies of New York state politics, and Van Buren observed Burr's battles for control of the state Democratic-Republican party against George Clinton and Robert R. Livingston. [22] He returned to Kinderhook in 1803, after his admission to the New York bar. [23]

Van Buren married Hannah Hoes (or Goes) in Catskill, New York, on February 21, 1807. She was his childhood sweetheart, and a daughter of his maternal first cousin, Johannes Dircksen Hoes. [24] Like Van Buren, she grew up in a Dutch home in Valatie she spoke primarily Dutch, and spoke English with a marked accent. [25] The couple had five children, four of whom lived to adulthood: Abraham (1807–1873), John (1810–1866), Martin Jr. (1812–1855), Winfield Scott (born and died in 1814), and Smith Thompson (1817–1876). [26] Hannah contracted tuberculosis, and died in Kinderhook on February 5, 1819, at age 35. [27] Van Buren never remarried. [28]

Upon returning to Kinderhook in 1803, Van Buren formed a law partnership with his half-brother, James Van Alen, and became financially secure enough to increase his focus on politics. [29] Van Buren had been active in politics from age 18, if not before. In 1801, he attended a Democratic-Republican Party convention in Troy, New York where he worked successfully to secure for John Peter Van Ness the party nomination in a special election for the 6th Congressional District seat. [30] Upon returning to Kinderhook, Van Buren broke with the Burr faction, becoming an ally of both DeWitt Clinton and Daniel D. Tompkins. After the faction led by Clinton and Tompkins dominated the 1807 elections, Van Buren was appointed Surrogate of Columbia County, New York. [31] Seeking a better base for his political and legal career, Van Buren and his family moved to the town of Hudson, the seat of Columbia County, in 1808. [32] Van Buren's legal practice continued to flourish, and he traveled all over the state to represent various clients. [33]

In 1812, Van Buren won his party's nomination for a seat in the New York State Senate. Though several Democratic-Republicans, including John Peter Van Ness, joined with the Federalists to oppose his candidacy, Van Buren won election to the state senate in mid-1812. [34] Later in the year, the United States entered the War of 1812 against Great Britain, while Clinton launched an unsuccessful bid to defeat President James Madison in the 1812 presidential election. After the election, Van Buren became suspicious that Clinton was working with the Federalist Party, and he broke from his former political ally. [35]

During the War of 1812, Van Buren worked with Clinton, Governor Tompkins, and Ambrose Spencer to support the Madison administration's prosecution of the war. [36] In addition, he was a special judge advocate appointed to serve as a prosecutor of William Hull during Hull's court-martial following the surrender of Detroit. [37] [38] Anticipating another military campaign, he collaborated with Winfield Scott on ways to reorganize the New York Militia in the winter of 1814–1815, but the end of the war halted their work in early 1815. [39] Van Buren was so favorably impressed by Scott that he named his fourth son after him. [40] Van Buren's strong support for the war boosted his standing, and in 1815, he was elected to the position of New York Attorney General. Van Buren moved from Hudson to the state capital of Albany, where he established a legal partnership with Benjamin Butler, [41] and shared a house with political ally Roger Skinner. [42] In 1816, Van Buren won re-election to the state senate, and he would continue to simultaneously serve as both state senator and as the state's attorney general. [43] In 1819, he played an active part in prosecuting the accused murderers of Richard Jennings, the first murder-for-hire case in the state of New York. [44]

Albany regency Edit

After Tompkins was elected as vice president in the 1816 presidential election, Clinton defeated Van Buren's preferred candidate, Peter Buell Porter, in the 1817 New York gubernatorial election. [45] Clinton threw his influence behind the construction of the Erie Canal, an ambitious project designed to connect Lake Erie to the Atlantic Ocean. [46] Though many of Van Buren's allies urged him to block Clinton's Erie Canal bill, Van Buren believed that the canal would benefit the state. His support for the bill helped it win approval from the New York legislature. [47] Despite his support for the Erie Canal, Van Buren became the leader of an anti-Clintonian faction in New York known as the "Bucktails". [48]

The Bucktails succeeded in emphasizing party loyalty and used it to capture and control many patronage posts throughout New York. Through his use of patronage, loyal newspapers, and connections with local party officials and leaders, Van Buren established what became known as the "Albany Regency", a political machine that emerged as an important factor in New York politics. [49] The Regency relied on a coalition of small farmers, but also enjoyed support from the Tammany Hall machine in New York City. [50] Van Buren largely determined Tammany Hall's political policy for the Democratic-Republicans in this era.

A New York state referendum that expanded state voting rights to all white men in 1821, and which further increased the power of Tammany Hall, was guided by Van Buren. [51] Although Governor Clinton remained in office until late 1822, Van Buren emerged as the leader of the state's Democratic-Republicans after the 1820 elections. [52] Van Buren was a member of the 1820 state constitutional convention, where he favored expanded voting rights, but opposed universal suffrage and tried to maintain property requirements for voting. [53]

Entry into national politics Edit

In February 1821, the state legislature elected Van Buren to represent New York in the United States Senate. [54] Van Buren arrived in Washington during the "Era of Good Feelings", a period in which partisan distinctions at the national level had faded. [55] Van Buren quickly became a prominent figure in Washington, D.C., befriending Secretary of the Treasury William H. Crawford, among others. [56] Though not an exceptional orator, Van Buren frequently spoke on the Senate floor, usually after extensively researching the subject at hand. Despite his commitments as a father and state party leader, Van Buren remained closely engaged in his legislative duties, and during his time in the Senate he served as the chairman of the Senate Finance Committee and the Senate Judiciary Committee. [57] As he gained renown, Van Buren earned monikers like "Little Magician" and "Sly Fox". [58]

Van Buren chose to back Crawford over John Quincy Adams, Andrew Jackson, and Henry Clay in the presidential election of 1824. [59] Crawford shared Van Buren's affinity for Jeffersonian principles of states' rights and limited government, and Van Buren believed that Crawford was the ideal figure to lead a coalition of New York, Pennsylvania, and Virginia's "Richmond Junto". [60] Van Buren's support for Crawford aroused strong opposition in New York in the form of the People's party, which drew support from Clintonians, Federalists, and others opposed to Van Buren. [61] Nonetheless, Van Buren helped Crawford win the Democratic-Republican party's presidential nomination at the February 1824 congressional nominating caucus. [62] The other Democratic-Republican candidates in the race refused to accept the poorly attended caucus's decision, and as the Federalist Party had all but ceased to function as a national party, the 1824 campaign became a competition among four candidates of the same party. Though Crawford suffered a severe stroke that left him in poor health, Van Buren continued to support his chosen candidate. [63] Van Buren met with Thomas Jefferson in May 1824 in an attempt to bolster Crawford's candidacy, and though he was unsuccessful in gaining a public endorsement for Crawford, he nonetheless cherished the chance to meet with his political hero. [64]

The 1824 elections dealt a severe blow to the Albany Regency, as Clinton returned to the governorship with the support of the People's party. By the time the state legislature convened to choose the state's presidential electors, results from other states had made it clear that no individual would win a majority of the electoral vote, necessitating a contingent election in the United States House of Representatives. [65] While Adams and Jackson finished in the top three and were eligible for selection in the contingent election, New York's electors would help determine whether Clay or Crawford would finish third. [66] Though most of the state's electoral votes went to Adams, Crawford won one more electoral vote than Clay in the state, and Clay's defeat in Louisiana left Crawford in third place. [67] With Crawford still in the running, Van Buren lobbied members of the House to support him. [68] He hoped to engineer a Crawford victory on the second ballot of the contingent election, but Adams won on the first ballot with the help of Clay and Stephen Van Rensselaer, a Congressman from New York. Despite his close ties with Van Buren, Van Rensselaer cast his vote for Adams, thus giving Adams a narrow majority of New York's delegation and a victory in the contingent election. [69]

After the House contest, Van Buren shrewdly kept out of the controversy which followed, and began looking forward to 1828. Jackson was angered to see the presidency go to Adams despite having won more popular votes than he had, and he eagerly looked forward to a rematch. [70] Jackson's supporters accused Adams and Clay of having made a "corrupt bargain" in which Clay helped Adams win the contingent election in return for Clay's appointment as Secretary of State. [71] Van Buren was always courteous in his treatment of opponents and showed no bitterness toward either Adams or Clay, and he voted to confirm Clay's nomination to the cabinet. [72] [73] At the same time, Van Buren opposed the Adams-Clay plans for internal improvements like roads and canals and declined to support U.S. participation in the Congress of Panama. [74] Van Buren considered Adams's proposals to represent a return to the Hamiltonian economic model favored by Federalists, which he strongly opposed. [75] Despite his opposition to Adams's public policies, Van Buren easily secured re-election in his divided home state in 1827. [76]

1828 elections Edit

Van Buren's overarching goal at the national level was to restore a two-party system with party cleavages based on philosophical differences, and he viewed the old divide between Federalists and Democratic-Republicans as beneficial to the nation. [77] Van Buren believed that these national parties helped ensure that elections were decided on national, rather than sectional or local, issues as he put it, "party attachment in former times furnished a complete antidote for sectional prejudices". After the 1824 election, Van Buren was initially somewhat skeptical of Jackson, who had not taken strong positions on most policy issues. Nonetheless, he settled on Jackson as the one candidate who could beat Adams in the 1828 presidential election, and he worked to bring Crawford's former backers into line behind Jackson.

He also forged alliances with other members of Congress opposed to Adams, including Vice President John C. Calhoun, Senator Thomas Hart Benton, and Senator John Randolph. [78] Seeking to solidify his standing in New York and bolster Jackson's campaign, Van Buren helped arrange the passage of the Tariff of 1828, which opponents labeled as the "Tariff of Abominations". The tariff satisfied many who sought protection from foreign competition, but angered Southern cotton interests and New Englanders. [79] Because Van Buren believed that the South would never support Adams, and New England would never support Jackson, he was willing to alienate both regions through passage of the tariff. [80]

Meanwhile, Clinton's death from a heart attack in 1828 dramatically shook up the politics of Van Buren's home state, while the Anti-Masonic Party emerged as an increasingly important factor. [81] After some initial reluctance, Van Buren chose to run for Governor of New York in the 1828 election. [82] Hoping that a Jackson victory would lead to his elevation to Secretary of State or Secretary of the Treasury, Van Buren chose Enos T. Throop as his running mate and preferred successor. [83] Van Buren's candidacy was aided by the split between supporters of Adams, who had adopted the label of National Republicans, and the Anti-Masonic Party. [84]

Reflecting his public association with Jackson, Van Buren accepted the gubernatorial nomination on a ticket that called itself "Jacksonian-Democrat". [85] He campaigned on local as well as national issues, emphasizing his opposition to the policies of the Adams administration. [86] Van Buren ran ahead of Jackson, winning the state by 30,000 votes compared to a margin of 5,000 for Jackson. [87] Nationally, Jackson defeated Adams by a wide margin, winning nearly every state outside of New England. [88] After the election, Van Buren resigned from the Senate to start his term as governor, which began on January 1, 1829. [89] While his term as governor was short, he did manage to pass the Bank Safety Fund Law, an early form of deposit insurance, through the legislature. [90] He also appointed several key supporters, including William L. Marcy and Silas Wright, to important state positions. [91]


The Petticoat Affair: Scandalous Peggy Eaton Causes the Dismissal of a Cabinet

The scandalous history of Peggy Eaton caused the cabinet of President Andrew Jackson to fall apart, thus furthering the Jackson-Calhoun split and delaying the Civil War.

Helen of Troy, Joan of Arc…Peggy Eaton? When thinking of women who changed history, Margaret “Peggy” O’Neale Timberlake Eaton is not one who comes to mind however, she may have altered history and the course of events in ways that she must not have realized.

Born on December 3, 1799, Peggy married Senator John Eaton in 1828, during President Andrew Jackson’s presidency. Senator Eaton later became President Jackson’s Secretary of War. Peggy Eaton’s past was colorful and she was rumored to been unfaithful to her first husband, John Timberlake. When she married Eaton, she received a cold reception from the other cabinet-member’s wives due to her assumed sordid past.

The Petticoat Affair and Continued Tension between Jackson and Calhoun

This conduct was especially offensive to President Jackson as it reminded him of the treatment received by his treasured and recently deceased wife Rachel, whom he had married amid rumors of an elicit affair. The shunning of Peggy was led chiefly by Vice President John C. Calhoun’s wife: Floride. Despite sharing the White House with Jackson, Calhoun led the assault against the re-election of Jackson and was in constant opposition to the President in many matters of state. The attitudes of his wife did not help personal matters between the two men.

Called the Petticoat Affair, the behavior of the ladies and their influence upon their husbands created such a disaster that the cabinet fell apart (Jackson dismissed them all), unable to conduct state business because such a scandalous woman was in their midst.

Martin Van Buren

The lone survivor was widowed Martin Van Buren who was able to openly praise and cater to Mrs. Eaton without wifely intervention. Van Buren suggested that the cabinet dissolve over the issue, which it did.

President Jackson rewarded Van Buren by choosing him for his running mate for the 1832 election. Van Buren was then elected president in the following election of 1836 with Jackson’s support.

Peggy’s Life after being a Washington Politician’s Wife

John Eaton resigned from office in 1831 and served as a minister in Madrid, Spain from 1836 to 1840. When he passed away in 1856, Peggy married an Italian dancer who eventually ran away with her money and granddaughter. Peggy died November 8, 1879 in Washington, D.C.

Peggy Eaton changed the course of history by further distancing the Jackson and Calhoun camps: the Democratic Republicans and the Whigs those against and for the Second Bank of the United States for and against the protective tariff. Jackson was able to win re-election and in 1831 stomped the South Carolina attempt to nullify the tariff and secede from the Union, which delayed the Civil War for thirty years. Who knows what would have happened if the scandalous Peggy Timberlake had not married Senator Eaton!


Click on Images Below to View Larger Versions

Former president Andrew Jackson was still the most popular man in the country. Supporters of annexation persuaded the ailing Jackson to write several public letters calling for the ratification of the treaty.

Van Zandt and Henderson sounded almost apologetic instead of triumphant when they notified Secretary of State Anson Jones that a treaty had been signed.

In this letter, Henderson reported on the uproar in the Senate during the annexation debate.

From the beginning of the annexation debate on the Senate floor, no one &mdash not Tyler, not Calhoun, not Mississippi Senator Walker &mdash could control the highly charged political atmosphere.

The Democratic party was torn apart over the annexation question. Eventually, Governor James K. Polk of Tennessee, a strong supporter of annexation and western expansion, began to emerge as the man who could save the party's presidential chances.

The breakneck political developments in the presidential campaign threw the fate of annexation completely up in the air.

The morning after the treaty's defeat, Isaac Van Zandt reported that the growing excitement over Polk's nomination meant annexation hopes were still alive.

Unaware of the failure of the annexation treaty, British Foreign Secretary Lord Aberdeen tried to convince the Texans that Britain could still broker peace with Mexico.


Ver el vídeo: A State Of Trance 2010, Pt. 1 On the Beach: Full Continuous DJ Mix (Mayo 2022).